Ellas son así… son mujeres*

Estándar

“Amas de casa, secretarias, abogadas, maestras, empresarias. También pintoras, doctoras, cocineras, licenciadas, y hasta prostitutas, sin olvidar a las fotógrafas, biólogas, contadoras, cineastas y filósofas. Hay, entre otras, historiadoras, cajeras, deportistas, periodistas o escritoras… Todas ellas artistas innatas. Impulsadas casi siempre por el corazón en lugar de la razón.

Absurdas, complicadas, cínicas, ciegas y sordas… sensibles, sublimes, pacientes, justas, delicadas, finas e inteligentes.

Por desgracia para los hombres, nunca se quedan calladas; buscan la manera de contar sus sufrimientos y alegrías y no necesariamente a través de sus labios… son audaces.

Sus legados… ¿Serán tal vez sus intensas miradas, sus suaves manos, su inspiradora sonrisa o su intrigante silueta?… pues eso no lo sé, porque cada una es única e imposible de comparar.

Sus pensamientos y emociones siguen siendo un misterio, pues son un tanto volubles en ese aspecto.

Camaleónicas nos engañan, son terriblemente ambiguas; una simple de sus risas puede tener miles de significados, mismos que sólo ellas saben.

Cada una tiene su estilo, sus ideales, sus metas y por consecuente su expresión es muy variada; sin embargo todas son muy extrovertidas… todo lo demuestran, sólo que hay que saber escuchar.

¿Su debilidad?… toda cosa abstracta o material que hasta hoy se conozca lo puede ser.

No se ha creado a ninguna mujer fea, sólo que hay distintos tipos de belleza, mas lamentablemente hay quienes no intentan siquiera descubrir de qué clase es cada una.

Sin duda son admirables. Si las tuviera que describir con una sola palabra, diría que son indescriptibles.

Cada momento… cada instante… cada segundo una fémina está cerca de ti. Tal vez sea tu madre, tu hermana, tu esposa, tu hija, tu amiga, tu novia, tu abuela, tu suegra o tu cuñada… eso no importa, el punto es que la amas o la odias, no más.

Aquel que no haya suspirado por alguna mujer, que arroje la primera piedra. No miento al decir que son cualquier cosa que el hombre quiera ver.

Son musas de la seducción, puesto que conquistan todo lo que desean.

Las llaman también inspiración.

Casi siempre son incomprendidas. Tratan de cambiar a la sociedad… pero generalmente la sociedad es la que las cambia; sí… esa estúpida sociedad no razona, no entiende que su objetivo es convergente… ser toda una mujer, pero en igualdad con los hombres.

Aquellas que son llamadas feministas son las que esconden su intenso cariño al sexo masculino; quieren ser libres, pero nunca dejan de ser esclavas del amor.

Todas ellas, sin excepción alguna, son maravillosas. No sé si son el motor del mundo o no, más bien no me interesa… Finalmente son necesarias.

Ellas son así… son mujeres.”

 

* Texto publicado <Por: Denisse Adriana Moreno Batista. La revista, semana del 22 al 28 de mayo de 2006, número 117>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s