Un Fin que da Comienzo

Estándar

Hace algún tiempo las letras emanadas expresaron las líneas que por tres años  fueron trazadas. Las letras eran la traducción visible de un sueño que se iba formando (dibujando) con la idea de que al final, la obra causaría satisfacción en el iniciado artista.

Más que satisfacción, más que gratitud, más que ánimo de la búsqueda de nuevos trazos, más que el propio fin, …,  es un fin que da comienzo. Comienzo para nuevas formas, para nuevos caminos, para nuevos rostros, para mí.

Voltear a ver lo trazado. Planear lo que ha de conquistarse basado en el propósito. Ese es el comienzo.

 

Los días se convertían en trazos, los meses lograban formas, y cuatro años han conseguido que un sueño esté dibujado.

 

Tiempo de volver

Hace días tuve la intención de dibujar mis sueños. Dibujarlos en papel, con tinta, en colores. Quise dibujarlos poco a poco, y uno a uno; de igual manera que como se dibuja lo artístico. No sabía cómo hacerle para comenzar, simplemente tenía el papel, tenía la tinta, tenía los sueños bien definidos, pero no había conseguido el comienzo.

Un buen día, que parecía ser no tan bueno, comencé a realizar algunos trazos; unos por aquí, otros por allá, comencé a planear las formas y, con gran asombro, descubrí que había hallado el comienzo. Sí, precisamente cuando comencé a planear.

Haciendo uso técnicas, de teorías, de consejos, de clases, de todo, logré encontrar el fin para un sueño dibujado. Ahí estaba el primer cuadro, ahí estaba el artista atónito por haber conseguido aquello, y callado, me senté a apreciar lo creado. Era simple, pero majestuoso para mí.

 Después de algunos meses, el comienzo aun no se había ido y estaba a la espera de sufrir el proceso para llegar a ser fin, que lo haría de nuevo ser comienzo. Le volteé a ver, platicamos, planeamos, y el siguiente sueño estaba dibujado. Una obra poco más compleja que la primera, pero que podría ser superada por algunas otras que antecedían a este comienzo. Los días se convertían en trazos, los meses lograban formas, y tres años han conseguido que un sueño esté casi dibujado.

Desperté y habíamos llegado. En los bolsillos, el comienzo. En la mirada, la esperanza. En el corazón, la lucha, el coraje, el ánimo por seguir dibujando.  

Jacob Pintle

Esperando que las líneas sean excelsamente agradables para cada uno de nosotros al vislumbrar el ocaso.

 

Por Él, por ti, gracias.

 

Anuncios

»

  1. ¡Qué hermoso debe ser tu sueño dibujado! ¿Puedo verlo? Jeje… Los amigos del cálculo de beneficios seguro que piensan que es una pérdida de tiempo: soñar… ah, si el mundo se parase un día para dedicarlo a sueño! Pudiera ser que comenzara a girar con otro rumbo… ¿ves? Ya estoy soñando. Me contagiaste.
    Un fuerte abrazo.

  2. Es precioso saber que es mucha la gente que sueña. ¿Imaginas que no solo tú, sino que todos pintásemos nuestros sueños? ¿Y los juntásemos? ¡Podríamos hacer un mural!
     
    Y seguramente quedaría muy bonito, porque los sueños son muy bonitos; lo otro, se llaman pesadillas y no las dejaremos pasar.
     
    Un abrazo muy fuerte.
     

  3.  
    Me llamó muchísimo la atención ese texto la primera vez que lo leí. Qué placer dibujar un sueño. Y si lo has podido convertir en realidad, te felicito, por tu esfuerzo, por los días en que estabas cansado y seguiste adelante y me mandabas a dormir a mí. No te desanimes nunca. Y espera mi abrazo y mi regalo, que ya casi te llegan.
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s