que torpe se siente uno queriendo vivir fuera de la gracia de Dios

Estándar

imagina por un momento que tienes bajo tu responsabilidad la creación completa: células, organismos microscópicos, especies animales de todo el mundo, plantas, árboles, el mar entero, los montañas, los lagos, los ríos, la Tierra entera, la luna, el sol, el sistema solar, cada estrella, cada galaxia, el universo entero. ¿listo? ¿lo has imaginado?

ahora imagina que tienes bajo tu responsabilidad la orquesta musical más enorme que haya existido, una orquesta que con perfecta unidad debe ejecutar la canción más sublime. ¿listo? ¿lo has imaginado?

mayordomo del universo entero, director de una orquesta excepcional, ambos implican una responsabilidad que en manos humanas es inconcebible mantener en perfecto orden.

imaginemos ahora que tenemos la responsabilidad de la vida que en nosotros hay, responsabilidad que implica mantenerla en perfecto funcionamiento físico, emocional y espiritual. cada palpitar, cada sentimiento, cada pensamiento, cada acción tomada, cada aliento ¿listo? ¿lo has imaginado?

aun todas las capacidades de la vida representan una responsabilidad que es imposible mantenerlas en perfecto funcionamiento bajo fundamentos, métodos, doctrinas humanas. ¿y qué hacemos nosotros? querer bajo nuestra limitada humanidad controlar nuestra propia vida, la de los demás, la del mundo entero, el universo aun.

como humanos tenemos un don tremendo de creatividad, porque a imagen de Él hemos sido creados: Él es perfectamente creativo. la creatividad requiere inspiración. y fuentes de inspiración hay muchas, pero aquellas a usarse deben de estar enfocadas a Él para producir resultados sublimes como aquella canción que la creación ejecuta en cada momento: el rugir del mar, el fluir del río sobre las piedras, la danza de los árboles, el canto de las aves, la fuerza del viento, el mover de las nubes, cada animal y su danza, cada animal y su canto, el amor por Él de los llamados a luz.

y fuera de Él todo resulta ser vanidad, carente de fruto, trascendencia y razón.

somos ilimitables en Dios cuando su Espíritu vive en nosotros. ¿lo crees? separados de Él, nada podemos hacer, pero viviendo en su gracia la melodía más excelsa sube ante Él ejecutada a través de nuestras vidas.

la gracia, aquella mano de Dios extendida hacia la humanidad y que nosotros extendemos nuestra mano de fe para tomarle, es aquello que nos permite llegar hasta la eternidad misma. y  esto no es de nosotros, es don de Dios. fuera de la gracia es vivir bajo nuestras fuerzas, límites, deseos, sueños, anhelos, nuestra humanidad, como queriendo dirigir la orquesta más excelsa llamada creación con nuestras capacidades, ó controlar nuestra vida sin la dirección de Dios.

así como son más altos los cielos de la tierra, así son más altos Sus caminos que nuestros caminos y sus pensamientos más que nuestros pensamientos. así que soñemos sueños grandes que por Jesús somos más que vencedores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s