en entrenamiento con el Rey

Estándar

No todo el tiempo es necesario hablar, también es necesario practicar.

Un golpe aquí, más fuerte, tienes que pegar con la misma intensidad y en el mismo lugar. Sostén bien tu arma, golpea de nuevo, no te descuides.

Comencemos de nuevo. Conforme pasaba el entrenamiento los ejercicios eran más intensos pero la habilidad estaba siendo desarrollada, así que lo complicado del principio se volvía sencillo con lo retador de lo siguiente.

No te distraigas. Necesitas estar concentrado en el ataque. Sujeta tu arma de esta forma. Tu posición corporal es necesario mejorar. Concéntrate.

Es tiempo de descansar.

Volver a comenzar. Sujeta tu arma nuevamente. Tu mente y tus emociones necesitan estar conectadas para lograr el objetivo. Las pruebas aumentaban de dificultad. Ahora el pisar era complicado y era necesario cuidar demasiado los golpes para evitar caer al vacío. Paciencia, determinación, constancia, concentración.

Después de la batalla parecía que había perdido mi arma, le busqué sin saber dónde le había dejado. Y la voz de Rey dijo: jamás descuides tu arma, ten cuidado y atención dónde siempre está. Le encontré, apenado por descuidarle.

La clase había concluido.

Y las batallas reales se viven a diario. Estar atentos. Velad. Orad. Erguir la cabeza. No desmayar. La victoria ha sido lograda. Más que vencedores. Que nuestra fuerza está en el Rey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s