la maldad del mundo

Estándar

Se ha dicho mucho sobre los tiempos finales, aquellos en los que el hombre, por la maldad de su corazón, enfrentará terribles situaciones sociales, políticas, económicas, religiosas, naturales y espirituales. Desde dentro de la iglesia hasta en otros ambientes se ha hablado mucho de los tiempos finales. Muchos afirman que esta generación está viviendo esos tiempos, algunos otros dicen que este año es el fin, algunos más prefieren ignorar todo esto y aventurarse a vivir la vida sin mayor distracción con este juego de supuestas supersticiones.

Si leemos la Palabra de Dios encontraremos muchas referencias a estos tiempos. De hecho, se describen con mucho detalle algunos de los sucesos que marcan el inicio, el clímax y el fin de estos tiempos. Desde algunos profetas en el Antiguo Testamento, como algunos apóstoles en el Nuevo Testamento, todos ellos hacen referencia en mayor o  menor grado a la segunda venida de Jesús.

Pero más allá de lo que escuchamos hay dos pasajes en el libro de Mateo que quisiera compartir sobre este tema, ambos se encuentran el capítulo 24. El primero en el versículo 4 dice: “Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe”. Y seguido de esta advertencia, Jesús empieza a mencionar una serie de sucesos que ocurrirán. Después, más adelante, en los versículos 36 y 37, Jesús asegura: “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Más como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre”.

Estos versículos son claves para todo creyente. Primero es una advertencia de cuidar que nadie nos engañe aún a pesar de todos los rumores que escuchemos. Y segundo, nos afirma Jesús que sólo el Padre sabe el día y la hora.

Como los días de Noé, así serán los días en que Jesús regrese a juzgar al mundo y tomar a los que son Suyos para salvación. Y del versículo 38 en adelante, Jesús describe cómo eran los días de Noé, días en los que la gente estaba ocupada en las trivialidades de la vida pero poco ocupados en las cosas de Dios y su voluntad.

No podemos negar que la maldad del hombre ha aumentado en estos tiempos. A través de lo que escuchamos en los medios, en pláticas con conocidos, a través de lo que vemos nos percatamos de que este mundo y esta generación necesitan más que nunca de Jesús, pero, lamentablemente, hay muchos que escucharán y no creerán, sino que se burlarán y menospreciarán el mensaje de salvación en Jesús. Sin embargo, nuestro llamado y responsabilidad es llevar este mensaje a toda persona.

Es tiempo de velar y orar sin cesar. Es tiempo de llevar el mensaje de salvación en Jesús a todo lugar donde Dios nos envíe. Es tiempo, sí, de una generación que sirva a Dios con pasión y sin temor, aún a pesar de los tiempos en que vivimos.

Anuncios

»

  1. El corazón del hombre piensa y es independiente del cerebro; lastimosamente piensa mal y para hacer maldad, por está razón Dios pide que le entreguemos nuestro corazón.

  2. Cada uno de sus escritos me deja un mensaje, pero no cabe duda que este me ha marcado aun mas!! Gracias por ese granito de arena en lo que hace hacia los demas.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s