Admirable

Estándar

“[…] y se llamará Su Nombre Admirable […]” Isaías 9.6

 

Cuando el profeta Isaías narra el nacimiento de Jesús y Su reinado, el primer adjetivo que usa para describirle es: Admirable. Nuestro Salvador y Dios es Admirable, y así lo descubrimos cada día en nuestras vidas.

Tenemos la oportunidad en todo momento de conocer más de Dios, Él desea que le conozcamos y nuestro anhelo necesita estar encaminado en conocerle y, sobretodo, que Él nos conozca. Su Palabra, la Biblia entera, narra este anhelo de Dios de darse a conocer a la humanidad y de un profundo deseo por relacionarse con nosotros, pero nuestra incapacidad después de la caída en el huerto del Edén nos lleva a constantes y terribles alejamientos de Dios y Su presencia. La humanidad entera, así lo confirma la historia, ha intentando e intenta vivir sin sujeción alguna del verdadero y único Dios, pero separados de Él nuestro camino es corrupción, es muerte.

Es aquí que Dios sabiendo nuestra incapacidad para vivir en rectitud y en Su justicia, es que ha provisto a su Hijo para que con un solo sacrificio, y de una vez y para siempre, nosotros podamos llevar una vida entregada a Él a través de la fe en Jesús.

Conocer el sacrificio de Jesús en la cruz no debe movernos a lástima, sino a una profunda admiración a Él. Jesús mismo lo confirma cuando dice que nadie le quita su vida, sino que Él mismo la pone para luego tomarla (Juan 10:17). Jesús mismo hablando que ni siquiera los líderes religiosos judíos, ni los romanos, ni siquiera Satanás le ha quitado Su vida, sino que Él, Jesús, voluntariamente la ha puesto. Esto es realmente admirable.

Esto nos ayuda a entender la perfecta integridad de Jesús en todo Su Ser ya que en ningún momento de Su vida, ni siquiera en los momentos más difíciles como lo fue en la crucifixión, Él pecó, sino que se entregó voluntariamente por nosotros, para limpiarnos del nuestro pecado y acercarnos al Padre. Esto es verdaderamente admirable.

Entender el sacrificio y resurrección de Jesús es algo que nos llevará más que esta vida, porque en Él todas las cosas fueron reconciliadas tanto en el cielo como en la tierra. Jesús, quien con Su voz creó todo lo que existe, se entregó voluntariamente para atraernos a Él y vivir en vida e integridad.

Nuestra admiración plena debe estar fijada en Él. Iniciando por lo que hizo en la cruz por nosotros, y continuando por lo que en cada día nos revela. Sí, Él es Admirable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s