aprovechando bien el tiempo

Estándar

“Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.” Santiago 4:14

 

Esta semana Dios me ha permitido ver cuán frágil y pequeña es nuestra vida. En esta semana un conocido del trabajo falleció a causa de un cáncer agresivo que consumió su vida. Cuando recibí la noticia, mi alma fue impactada de tal forma que mi espíritu fue movido a buscar en la Palabra aquel versículo que describe con gran exactitud cómo es nuestra vida: como neblina que aparece un poco de tiempo y luego se desvanece. Y cuando terminaba de leer ese versículo Dios habló aún más: “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, APROVECHANDO BIEN EL TIEMPO, porque los días son malos”. Efesios 5:15,16

Seguramente muchos de nosotros creemos que nuestra vida está asegurada en la eternidad. Algunos de nosotros hemos creído en el gran mensaje de salvación a través de Jesús y esto trae a nosotros esa seguridad. Algunos más, simplemente no prestan mucha atención al futuro y a la eternidad ya sea por considerarle muy lejano o por considerar la eternidad como fábulas infundadas.

Para aquellos que hemos recibido en fe ese gran regalo de la salvación, Dios nos dice en la carta a los Efesios que necesitamos estar aprovechando el tiempo de manera sabia, de tal forma que estemos produciendo tesoros en el cielo. Así nos lo ordenó Jesús diciendo que hagamos tesoros en el cielo y no en esta tierra donde estos tesoros son temporales y corruptibles.

Además de que los días son malos, ninguno de nosotros puede asegurar el tiempo en esta tierra. Niños y jóvenes mueren cada día, personas adultas también por igual. Pudiera parecer que nuestra vida continuará mañana, pero sin duda sólo Dios sabe qué será de nosotros.

Quizá podemos pensar que para hacer tesoros en el cielo, necesitamos ser predicadores, o pastores, o grandes líderes, sin embargo, la Palabra nos ordena a todos a actuar en sabiduría, aprovechando bien el tiempo. Aprovechar bien el tiempo es ocuparnos de las cosas de Dios, aquello que Dios considera importante, aquello que glorifica al Padre. En nuestro trabajo, en la casa, en la escuela, con nuestra esposa o esposa, con nuestros hijos, con nuestros vecinos, cada cosa que hacemos puede glorificar a Dios de una manera que no logramos percibir, pero también de igual forma puede suceder todo lo contrario. Cuando en el trabajo obramos en integridad y justicia y no nos dejamos corromper, eso glorifica al Padre. Cuando en la escuela cumplimos con nuestros deberes y no nos comportamos como el resto de los chicos o chicas, esto también glorifica al Padre. Cuando en nuestra casa, cuidamos, respetamos y agradecemos a nuestros familiares, esto seguro agrada a Dios. Cuando somos fieles en lo poco, Dios nos moverá a lugares donde podamos glorificarle aun más, pero si hemos sido negligentes en lo poco, Dios tratará con nosotros.

La pregunta para nosotros hoy es: ¿qué tanto de lo que hiciste hoy trascenderá a la eternidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s