esperar en Dios

Estándar

“Por la grandeza de Tu poder se someterán a Ti Tus enemigos”. Salmos 66.3b

 

Las grandes obras y maravillas que Dios hace son innumerables y en muchos casos no logramos percibirlas. Constantemente Dios hace maravillas en nuestra vida que no somos capaces de ver, pero que están ahí.

En los momentos de soledad Dios está cerca de nosotros, abrazándonos como un Padre abraza a un hijo recién nacido. En los momentos de lucha y desesperanza, Dios está continuamente protegiendo nuestra vida. En momentos de tristeza y lágrimas, Dios está ahí para proveer paz a nuestra alma. En momentos de dificultad, de decisiones difíciles, de tiempos de prueba, Dios está ahí para aconsejarnos.

Dios es nuestro Padre, ¿te has imaginado qué significado tiene esto en nuestra vida? Dios es nuestro Padre, el mejor Padre que hay en la toda la eternidad. Es nuestro Padre que tiene cuidado de nosotros, que cuida que nuestros pies no resbalen, que cuida que nuestro camino no se desvíe, que cuida que en nuestra vida haya fruto y lo haya en abundancia. Él es nuestro Padre y nos ama con un amor que no cambia, que no varía, que es perfecto.

Cuando leíamos ayer en la iglesia el Salmo 66 al iniciar el servicio, Dios me habló a través del versículo 3. El Salmo inicia con un canto de gozo y alabanza, y en el versículo tres menciona algo asombroso: Sus enemigos serán sometidos por la grandeza de Su Poder. ¿Puedes imaginar cuán maravilloso es esto?

Cada enemigo que en nuestra vida hay, no sólo son nuestros enemigos, sino también son enemigos de Dios: la soledad, la desesperanza, la tristeza, cada situación que intente hacernos mal, no sólo está atentando contra nosotros, sino que está dañando a alguien muy especial para Dios: Su hijo, a ti.

Cuando leemos que Sus enemigos se someterán por la grandeza de Su poder, uno no tiene más palabras más que alabanza y uno puede cantar: ¡Cuán asombrosas son Tus obras!

Es importante esperar en Dios, esperar Su tiempo para toda situación aun en aquellas cuando nuestros enemigos atacan, esperar confiados, sujetos de Él, sabiendo que Él nunca tarda, que todo se rinde ante Él. Su Palabra dice que no seremos avergonzados.

No te afanes contra tus enemigos, no intentes defenderte con argumentos o armas humanas o carnales, deja todo en manos de Dios, que Él tiene cuidado de nosotros. Canta alabanzas a Él, confía en Él, mantente firme en la lucha que Dios es fiel para salvarnos. Él es nuestro Dios de salvación.

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s