dependencia total

Estándar

“Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el Nombre del Señor de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado” 1 Samuel 17.45

 

Un joven pastor estaba frente a un gigante que era temido por todo el pueblo de Israel, incluido los grandes integrantes del ejército israelí y el rey mismo. Este joven pastor movido por su gran fe y amor a Dios se presentó delante de este gigante y declaró aquellas palabras que no intimidarían al gigante pero que sin duda declaraban una gran verdad: Dios es por nosotros.

Si algo impacta de la vida de David es su profunda dependencia a Dios. Lo leemos en cada salmo escrito por él, lo leemos en los libros del profeta Samuel. Un joven pastor llamado a dirigir una nación y lograr grandes victorias para el pueblo escogido por Dios. Un rey que conocía el corazón de Dios. Un hombre cuya vida, aún en su pecado y debilidad, buscó de Dios en profunda humildad y entrega. Una dependencia de David hacia Dios como pocas podemos leer y aprender en la Biblia.

La dependencia que Dios busca de nosotros es una dependencia total. No es una dependencia sólo cuando necesitamos alimento o dinero, o cuando nos encontramos en problemas, o en tiempos de enfermedad. Dios busca una completa rendición de nuestra vida a Él, porque cuando nuestra vida está rendida enteramente a Él, entonces Él puede gloriarse de maneras sobrenaturales y extraordinarias.

Necesitamos rendir nuestros sueños, nuestros anhelos, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestros logros, nuestras capacidades, nuestros dones, nuestro conocimiento, todo totalmente a Él. No podemos quedarnos con nada, necesitamos ceder el control a Dios de cada área de nuestra vida, porque todo necesita ser cambiado para después ser transformado y perfeccionado.

Cada día necesita ser rendido a Dios. Cada proyecto necesita ser presentado y rendido a Dios. Cada decisión necesita ser evaluada y rendida a Dios. Porque nuestra vida le pertenece completamente a Él, y estando en Él estamos en las mejores manos, aún muchísimo mejores que las nuestras.

No tardes en rendir cada área de tu vida a Jesús. No tardes en clamar a Dios por una dependencia total a Él. Porque cada día que pase sin que Él tenga el control, es un día en el que nos perderemos de ver Su gloria en nuestra vida.

Una dependencia total a Dios implica que Él es muchísimo más necesario e importante en nuestra vida que cualquier persona y que cualquier cosa, incluso más que el respirar.

Que Dios lleve a cada uno de Sus hijos, a Su iglesia, a la completa sumisión y rendición a Él. Esa es mi oración por ti hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s