el silencio que nos separa

Estándar

“Si confesamos…” así es como inicia el versículo 9 de 1 Juan 1. Si confesamos nuestras faltas, si confesamos todas aquellas cosas que sabemos que están mal pero que seguimos haciendo, si confesamos todo aquello que ha dañado a otros, que ha lastimado a otros, que ha lastimado el corazón de Dios. Si tan solo nos acercáramos a Dios en profunda humildad y con un corazón realmente arrepentido.

Si confesáramos delante de Dios aquello que nos da miedo, nuestros temores, nuestras debilidades, nuestras incapacidades, nuestra incredulidad. Si confesáramos delante de Dios que sin Él nada somos, y que fuera de Él nada deseamos en esta tierra. Si confesáramos a Dios que somos tan incapaces de hacer el bien, porque cuando más vemos dentro de nuestro corazón, toda motivación es revelada.

Si tan sólo pudiéramos hacer a un lado el orgullo, y despojarnos de todo argumento falso que defendemos día a día como cierto. Si tan sólo pudiéramos romper el silencio delante de Dios y confesarle a Él todo lo que en nuestro corazón y en nuestra vida hay.

Porque ahí, en la confesión, en ese acto de humildad y arrepentimiento, tantas cadenas son rotas, tantas promesas se hacen ciertas en nuestra vida. No es declarar el pecado como un acto de cinismo, sino como una necesidad profunda en nuestra alma y espíritu de estar limpio delante de Dios, de restaurar nuestra relación con Él, de quitar esa barrera que nos separa, porque nuestra relación más importante en esta vida es nuestra relación con Dios y cualquier cosa que le estorbe necesita ser quitada.

En ese momento de humildad y arrepentimiento, Dios nos perdonará, nos limpiará de toda maldad, porque JESÚS ya ha pagado todo, sólo necesitamos romper ese silencio, confesar eso que ha estado estorbando entre tú y Dios.

No permitas que el silencio que tu pecado provoca interrumpa tu relación con Dios. No dejes ni tan sólo un minuto en tu día para pedir perdón a Dios.

 

“Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” 1 Juan 1:9

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s