provisiones en este mundo

Estándar

“Más nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;” Filipenses 3:20

 

Algo importante que todo hijo de Dios necesita tener presente día a día es que este mundo no es el lugar a donde pertenecemos. Sí somos mayordomos en este planeta y necesitamos cuidar de él y de cada recurso con el que nos Dios nos bendice: en nuestra casa, en nuestro vecindario, en nuestra ciudad o en nuestro país, todos estos son lugares de los que somos responsables pero a los cuales no pertenecemos. Un día esta tierra pasará, todo lo que conocemos en este planeta no será más.

Y es importante tener presente que no pertenecemos aquí, porque así nuestros ojos y nuestra vida estarán enfocados en lo eterno y en lo que realmente trascenderá. No es vivir irresponsablemente en este mundo no teniendo cuidado de lo que se nos ha otorgado, sino haciendo que esos recursos temporales sean usados para impactar lo eterno.

Es muy común en nuestra sociedad que vivamos planeando qué adquiriremos o lograremos en el futuro en este mundo: una casa, un auto, un viaje, ropa, regalos, estudios, familia, un mejor trabajo o un ascenso, un nuevo negocio, tener hijos, nuestro retiro. Todas estas son provisiones, pero provisiones que se quedarán en este mundo. Sin embargo, cada una de ellas puede usarse para que Dios sea glorificado y con ello lograr tesoros en el cielo, allá donde no hay corrupción que pueda destruirles.

Hoy sería muy conveniente y provechoso que reflexionáramos en cómo cada recurso que Dios nos permite tener puede usarse para trascender más allá de este mundo y cómo pueden usarse para glorificar a Dios. Por ejemplo, tu casa (un bien temporal) puede usarse para que hospedes a alguien que le requiera como un hermano en la fe, o quizá puedes pedirle a Dios que en tu casa Él haga un lugar donde Su presencia pueda manifestarse y bendecir a otros. Tu trabajo o tu escuela (otro bien temporal) pueden ser un medio a través del cual tus compañeros puedan reconocer que tú eres diferente, y para bien, porque Dios está contigo.

Estoy seguro que Dios nos enseñará cómo cada recurso con el que nos bendice puede usarse para glorificarle. Seamos fieles en administrar cada recurso de manera sabia, para el Señor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s