agradecidos

Estándar

“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. No apaguéis el Espíritu. No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda clase de mal.” 1 Tesalonicenses 5:18

 

¿Estás en tiempo de prueba? ¿Momentos de luchas espirituales que nunca antes habías experimentado? ¿Tiempos de tomar decisiones trascendentales para tu vida? ¿Dificultades en alguna área: en salud, o en lo económico, en lo familiar, en tu trabajo, en lo emocional, en la iglesia?

¿Estás en tiempo de gran bendición? ¿Tiempos de un crecimiento espiritual especial como nunca había sucedido en tu vida? ¿Tiempos en que todo va bien y Dios prospera cada paso y decisión? ¿Gran bonanza en tu vida: en tu familia, en tu iglesia, en tu trabajo?

Da gracias, agradece a Dios por este día y por lo que ha pasado. Bueno o malo en nuestros ojos. Da gracias, no permitas que las circunstancias te aparten de la bendición de ser agradecidos con Dios. Da gracias. ¿Es difícil cuando el tiempo es gris, verdad? Da gracias. Declara: gracias Dios porque en medio de todo esto sé que Tú tienes control.

Tanto los tiempos de prueba como los tiempos de bonanza no deben alejarnos ni un milímetro de Dios, sino al contrario, cada tiempo, cada día que pasa en nuestras vidas, la gran bendición de cada día es que cada vez estamos más cerca de Dios. Esa es la bendición que permanece, la que ni el mundo, ni los problemas, ni Satanás, ni nadie puede quitarnos: estar cercanos a Dios. Eso es de agradecerse en cada momento.

Estamos en Cristo y eso nadie puede cambiarlo. Le pertenecemos a Él, somos Suyos, somos Su pueblo que Él ha santificado. Más allá de las circunstancias en nuestra vida, nuestros ojos están puestos en Él, en JESÚS, el consumador de nuestra fe, por quien corremos con perseverancia la carrera que tenemos por delante la cual incluye tiempos de prueba, y tiempos de bonanza, pero que vale la pena proseguir hasta la meta porque nuestro galardón es grande: Su presencia, Su cercanía.

No temas. Da gracias. Pide a Dios que te muestre lo que es necesario aprender de cada tiempo en tu vida. Crece en carácter. No estás solo. Y que nuestro amor por Dios crezca cada vez más hasta la perfección en Cristo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s