no volverá vacía

Estándar

“Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será Mi Palabra que sale de Mi boca; no volverá a Mí vacía, sino que hará lo que Yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.” Isaías 55:10,11

 

Uno de los deleites de todo hijo de Dios es Su Palabra. Deleitarse en Su Palabra es un gran privilegio y honor que solo aquellos llamados a luz pueden recibir. Mientras que para muchos la Biblia no es más que un libro histórico, o poético, o místico, o supersticioso, o que no tiene ya valor para nuestro tiempo, para los hijos de Dios es el alimento que mantiene su espíritu con vida. Sin embargo, todo hijo de Dios necesita cuidar con una profunda diligencia el no entender e interpretar la Palabra de Dios bajo su humana capacidad, sino bajo la guía del Espíritu de Dios.

Pero ¿por qué la Palabra de Dios tiene tanto valor para Sus hijos? Porque Su Palabra es viva, tiene poder. Para entender esto hay que experimentarlo, hay que vivirlo.

Dios habló a través del profeta Isaías algo que es sorprendente acerca de la Palabra de Dios:

1. Su Palabra desciende hacia nosotros para regar la tierra (nuestra vida). Nuestra vida continuamente necesita estar siendo refrescada por Su Palabra para no morir en la sequedad de las filosofías e ideas de este mundo.

2. Su Palabra germina y produce en nuestra vida semilla y pan. Su Palabra no solo nos refresca sino que produce fruto en nuestra vida.

3. La Palabra de Dios tiene un propósito que nadie, absolutamente nadie, puede detener. Cuando Jesús anduvo en este planeta todo absolutamente todo obedecía a Su voz: las tormentas le obedecían, enfermedades eran sanadas, demonios eran echados fuera, la muerte no podía detenerle. Su Palabra tiene poder, y cada Palabra pronunciada por Dios tiene un propósito que trasciende a lo eterno porque nunca volverá a Dios vacía, produce frutos que son dignos al Padre.

 

El meditar en la Palabra de Dios no debe ser un hábito religioso más de nuestra vida, debe ser una parte primordial en cada uno de nuestros días porque a través de la meditación y del insertar Su Palabra en nuestra vida es que podremos discernir entre lo que son filosofías del mundo o verdades de Dios, aun aquellas mentiras sutiles disfrazadas de enseñanzas “cristianas” serán descubiertas como falsas cuando en nuestra vida la Palabra de Dios esté siendo insertada. Si recibes una promesa podrás evaluar y discernir si viene de Dios porque conoces Su voz y Su Palabra. Y lo más importante es que la Palabra de Dios insertada en tu vida tiene propósitos muy especiales que nadie puede evitar, ni siquiera Satanás.

No te pierdas de la tremenda bendición de meditar en la Palabra de Dios. Pide a Dios un anhelo por Su Palabra y que tu vida pueda deleitarse en cada letra de ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s