nuestra manera de entender las cosas

Estándar

“¿Hasta cuándo estará esto en el corazón de los profetas que profetizan mentira, y que profetizan el engaño de su corazón? ¿No piensan cómo hacen que mi pueblo se olvide de Mi Nombre con sus sueños que cada uno cuenta a su compañero, al modo que sus padres se olvidaron de mi nombre por Baal?” Jeremías 23:26,27

 

El gran dolor de Dios por Su pueblo es manifiesto a través del profeta Jeremías. Un pueblo cegado por su propio entendimiento, seducido por profetas que hablaban mentiras y que fornicaban en la casa de Dios. Un pueblo que era llevado cautivo por los falsos maestros ante dioses falsos. Un pueblo al que Dios seguía amando profundamente, pero al cual sus pecados e infidelidad terminarían por llevarle a la esclavitud a tierras lejanas. Pero ¿cómo es que un pueblo que había sido rescatado por Dios pudo rápidamente olvidarse de Él?

En el capítulo 11, el versículo 8 del libro de Jeremías, Dios nos da la respuesta: Pero no oyeron, ni inclinaron su oído, antes se fueron cada uno tras la imaginación de su malvado corazón.

¡Qué peligroso es entender las cosas  a nuestra manera, entender la Palabra de Dios a nuestra manera! Por eso Pablo en Romanos 12:2 nos exhorta a no conformarnos a este siglo, sino que nuestro entendimiento sea renovado. Hoy Dios nos guió en oración en ese sentir, en pedirle a Dios “cambia nuestra manera de entender las cosas”.

Señor, cambia esas ideas que están basadas bajo fundamentos del mundo y no en Tu Palabra. Cambia esas maneras humanas y engañosas de entender Tu Palabra y que Tu Espíritu sea quien nos dé el discernimiento de entender. Padre, en nuestra mente hay tanta mentira y en nuestro corazón hay tanta maldad que aún buscará nuestra naturaleza humana justificarse a través de entendimientos que no vienen de Ti. Humíllanos, Dios, siempre que intentemos ser sabios en nuestra propia opinión. Padre, guíanos por caminos de rectitud, donde nuestro espíritu quede rendido a Ti en obediencia y rectitud de corazón. Limpia nuestro entendimiento, límpianos Señor y seremos limpios.

Sea el Dios de nuestra salvación siempre quien revele a nosotros a través de Su Espíritu todo aquello que sea agradable al Padre, siempre agradable al Padre. En Jesús, Señor y Dios nuestro, amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s