secretos

Estándar

“Y me dijo: Hijo de hombre, ¿has visto las cosas que los ancianos de la casa de Israel hacen en tinieblas, cada uno en sus cámaras pintadas de imágenes? Porque dicen: No nos ve el Señor; el Señor ha abandonado la tierra.” Ezequiel 8.12

 

En el capítulo 8 el profeta Ezequiel fue llevado por el Espíritu de Dios para recibir revelación de las abominaciones que el pueblo de Israel estaba cometiendo. Después, fue tomado y llevado al templo para ver las terribles cosas que los sacerdotes cometían. Algo impresionante en esta visión es que Ezequiel es llevado por un agujero en una de las paredes del atrio y al cavar en la pared, Ezequiel veía una puerta y dentro de ésta, los sacerdotes tenían toda clase de ídolos pintados a los cuales adoraban en secreto. Una de las grandes maldades de estos sacerdotes es que creían que no eran vistos por Dios, que podían mantener en secreto todo esto.

Es común en nuestra vida que hemos cargado por años con cosas que no hemos confesado a Dios, cosas que no hemos resuelto con nuestra familia y con las personas, cosas que no hemos corregido en nuestro andar porque creemos que pueden mantenerse ocultas. Es probable que hayamos cometido una falta hace mucho tiempo atrás, y la cual no hemos confesado a nuestro esposo o a nuestra esposa. Es probable que hayamos cometido actos vergonzosos en el pasado, de esos que aun nos acordamos pero de los cuales no hemos ni confesado ni resuelto. Es probable que en este momento en nuestra mente o en nuestro corazón lleguen pensamientos incorrectos que no hemos entregado a Dios.

Algunos dirán: Dios me ha perdonado de todo mi pasado. Algunos otros justificarán sus actos porque fueron cometidos cuando no conocían a JESÚS, y ahora que están en Sus caminos, creen que  no es necesario confesarles y pedir perdón a quienes ofendimos. Y algunos más podrán decir que hay cosas en su presente que pueden mantener secretas delante de Dios.

A pesar de cualquier argumento que podamos tener, es necesario entender que no podemos ocultar nada a Dios y que todo con lo que estemos luchando o hayamos cometido hace mucho tiempo necesita ser confesado y presentado delante de Dios. Es muy cierto que Dios perdona al corazón humillado, es muy cierto que somos salvos por la obra poderosa de JESÚS en la cruz, es muy cierto que hemos cometido y cometemos muchos errores, pero Dios anhela limpiarnos aún mucho más, especialmente en lo más secreto de nuestro corazón y nuestra mente donde puede haber muchas cosas que creemos olvidadas.

Dios nos llevará a circunstancias en la que nuestro pasado necesite ser resuelto delante de Él y delante de los hombres. Dios nos llevará a tiempos en los que en nuestra mente vuelvan a recordarse cosas que cometimos en contra de alguien. Quizá una palabra que dijimos y que hirió fuertemente a alguien, quizá un acto inmoral que nunca hemos confesado a nuestra esposa o esposo aún cuando sucedió antes de casarse, quizá negligencias en contra de nuestros hijos o hermanos o algún familiar. Hay tantas cosas que podemos estar cargando y que creemos nadie volverá a acordarse de ellas. Pero Dios sabe muy bien de ellas. También, es probable que en estos momentos estés luchando con cosas en tu mente o en tu corazón. Quizá hay algún temor al fracaso, tal vez hay pensamientos incorrectos que vienen a ti frecuentemente, quizá tengas ciertos “hábitos” de los cuales no has podido deshacerte. Quizá hay ídolos pintados en las paredes de tu corazón que adoras a solas cuando crees que nadie te ve. Pero Dios sabe muy bien de todo eso.

No permitas que un pensamiento, o un hábito, o un pasado no resuelto te impidan disfrutar de la presencia de Dios en tu vida. Dios está anhelando brindarte Su misericordia y Su perdón si tan solo confesamos y nos humillamos delante de Él. No tengas miedo, es difícil quizá confesar o ir con alguien y pedir perdón, pero Dios nos dará de Su gracia para resolver todo eso. Si Dios ha traído a tu mente algo hoy, no tardes en resolverlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s