¿una vida normal?

Estándar

“Volvió el ángel que hablaba conmigo, y me despertó, como un hombre que es despertado de su sueño.” Zacarías 4:1

 

Hay una palabra que frecuentemente es usada en las iglesias cristianas para referirse a un despertar de la iglesia, a un despertar de los creyentes, esta palabra es avivamiento.

Muchas iglesias claman por un avivamiento, por un despertar de los creyentes que les lleve a un nivel de su fe aun mayor, a un nivel de conocimiento de Dios aún mayor, una búsqueda de Dios como nunca antes, por un deseo de impactar el mundo de tal forma que los hombres puedan glorificar al Padre.

Desde décadas pasadas se han hecho eventos masivos exclusivos para clamar por un avivamiento donde iglesias de muchas partes se reúnen con ese propósito. Un avivamiento como aquel que se tuvo en el Pentecostés, cuando el Espíritu de Dios descendió sobre la iglesia primitiva y la obra que comenzó ahí no ha sido detenida hasta nuestros días aún cuando han pasado casi 2000 años.

Pero hay algo en el avivamiento que todo creyente necesita entender: no se puede creer en JESÚS y Ser su discípulo y seguir viviendo una vida normal delante del mundo. No podemos continuar creyendo las cosas del mundo y vivir las cosas mundo, porque todas ellas son contrarias a Dios. No se puede vivir una vida normal en Cristo, porque la vida en Cristo es locura para el mundo.

Nuestras vidas son llamadas a ser transformadas para gloria de Dios, para que Su Nombre no sea blasfemado por aquellos que no creen. Y esta transformación requiere que nuestra vida sea vivida de manera sobrenatural. No podemos tener un pie en el mundo, y un pie en Cristo. No podemos querer agradar al mundo, y agradar a Dios al mismo tiempo. La vida en Cristo requiere decisión a vivir una vida sobrenatural, y estas son vidas para nada normales.

Y esta transformación inicia en el corazón, no en el exterior. Ese despertar inicia en el espíritu, no en las obras milagrosas que puedan suceder en el exterior. Ese avivamiento ocurre en todo nuestro ser, antes de ser llevado a las naciones enteras.

Aquel que se acerca a JESÚS de algo necesita estar seguro y es que su vida no volverá a ser la misma, su vida no volverá a ser normal. Esto es maravilloso pero también puede inundar de temor a los creyentes. Es maravilloso porque conoceremos más y más y más el corazón de Dios. Nos puede llenar de temor porque servimos a un Dios Santo que demanda de nosotros toda parte de nuestra vida.

El verdadero avivamiento se logra en el corazón de cada creyente, ese despertar que nos lleva a ser diferentes, a vivir rectamente, a vivir en justicia, a vivir en misericordia, a vivir en la Verdad, en vivir en Santidad, a vivir en amor.

Dios nos despierte hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s