la autoridad de las Escrituras

Estándar

“Bienaventurados los que guardan Sus testimonios, y con todo el corazón le buscan; pues no hacen iniquidad los que andan en Sus caminos.” Salmos 119:2,3

 

En una ocasión, platicando con un conocido sobre un documental cristiano, me dijo algo tremendo: es sorprendente ver cuánta importancia los cristianos le dan a la Biblia.

A veces, como cristianos, es algo natural el buscar todo fundamento en la Palabra. Toda creencia, toda forma de vida, toda decisión buscamos qué es lo que dicen las Escrituras al respecto. Es algo natural para muchos.

Sin embargo, a pesar de esa autoridad y peso que la Biblia tiene, a veces caemos en debates de interpretaciones respecto a lo que la Biblia quiso decir o no respecto a ciertas temas, y sobretodo aquellos temas controversiales. Ha habido iglesias que han sido divididas por este problema, y esto es muy triste.

El problema detrás de toda esta lucha de interpretaciones y doctrinas es cuando existe un deseo perverso de defender nuestras posturas y no cuidar que el nombre de Dios sea glorificado aun cuando esto signifique humillarnos delante de Él y de los hombres aceptando que hemos errado al interpretar Su Palabra.

Guerras han sido sostenidas, muertes han sido justificadas, familias han sido deshechas, vidas han sido perdidas, por el orgullo tremendo del hombre de acomodar las Escrituras a su manera tan limitada de entender las cosas.

Si algo la Biblia nos revela día a día es que servimos a un Dios indescriptible, donde una vida no basta para conocerle. Y aún así, creemos a veces que conocemos todo acerca de Dios, ese afán y orgullo tremendo del hombre por acomodar a Dios a su vida y no su vida a Dios.

La Palabra de Dios es luz en un mundo perdido, en este mundo donde todo pensamiento y filosofías de hombres caen uno a uno porque son mentira. La Palabra de Dios permanece y no puede corromperse.

Es ahí la importancia de que nuestra mente y corazón estén llenos de la Palabra de Dios, que la abracemos como un tesoro, porque mientras más llenemos nuestra vida de la Palabra de Dios menos mentiras podrán tener cabida en nuestra vida. La Palabra de Dios nos limpia de toda falsa creencia que en el mundo pueda haber, pero necesitamos tener mucho cuidado de no entenderle bajo nuestra capacidad, sino en el Espíritu Santo. Pide en cada momento que tengas el privilegio de leer la Palabra, que el Espíritu de Dios te guíe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s