las pruebas que vivimos

Estándar

“Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.” Romanos 8:18

Uno de los mayores retos que como creyentes enfrentamos es el entender la voluntad de Dios en medio de tiempos de prueba. Tener la certeza que en medio de esos tiempos Dios tiene el control. Tener la confianza que esos tiempos son buenos para nosotros. Estar esperanzados que esos tiempos, por más difíciles que parezcan, ayudan para nuestro bien.

Es un reto que enfrentamos en todo momento. Nuestra fe es probada. Nuestro corazón es probado. Nuestro carácter es probado. Nuestra vida es evaluada. No son tiempos que Dios usa para exhibir lo que hay dentro de nosotros sin propósito alguno, sino al contrario, todo lo que viene de Dios tiene un propósito, y un propósito eterno.

Las reacciones que podemos tener en tiempos de lucha, de pruebas, de dificultad ayudan mucho a nuestra vida. Mucho. La vida cristiana no es un boleto todo pagado en un crucero donde todo será de maravilla, pero sí la vida cristiana es un viaje tan emocionante y con un destino cierto.

Si el cristianismo que has creído está basado en tu comodidad, en seguir viviendo como las demás personas viven, entonces Dios traerá pruebas que te ayuden a encontrar el verdadero significado de lo que significa vivir en Cristo. No es que Dios esté en contra de nuestro bienestar, al contrario, Él es el más interesado en nuestro crecimiento, en parecernos más a JESÚS.

La vida cristiana es un proceso de continuo crecimiento y de continuos cambios. Si al evaluar tu vida con Cristo no logras detectar crecimiento, o cambios, creo que es muy importante y urgente que platiques con Dios en oración para que te revele si hay algo que necesita ser transformado. Y es un crecimiento que si bien puede ser externo, la mayor parte de él sucederá en tu interior, en tu alma, en tu espíritu: comenzarás a valorar más las cosas eternas, tus intereses estarán más alineados a los de Dios, tu vida estará cada día más rendida a Dios y Su voluntad, al punto de no temer morir por el nombre de JESÚS.

Llegará un punto en nuestras vidas que podamos darle gracias a Dios por cada prueba y atesorar esos momentos como tiempos en los que Dios será glorificado. Cuando te encuentres en una prueba lo primero es agradecer a Dios por ello. Sé que suena absurdo quizá en mente de hombres, pero en el reino de Dios todo tiene un propósito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s