hasta que Cristo sea formado en nosotros

Estándar

“Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros,” Gálatas 4.19

Leí hace algunos días una frase que me permitió conciliar dos aspectos que dentro de mí existían en conflicto. Esta frase dice: “Dios te ama tal como eres, pero te ama mucho más como para dejarte como eres”. Esta frase me permitió entender que si bien somos amados por Dios, ese amor de Dios es tan grande que busca que seamos cambiados, que seamos transformados, que seamos hechos como Cristo.

Dios nos ha formado. Dios ha tenido cuidado de cada parte de nosotros desde que fuimos concebidos en el vientre de nuestra mamá. Dios decidió el color de tus ojos, tu cabello, tu tono de voz, tu cuerpo, cada parte de ti fue hecha por Dios con un profundo amor. También Dios puso en ti lo que te gusta y no te gusta, lo que te hace sonreír y te encanta, cada parte de ti fue planeada por Dios.

Sin embargo, debido al mundo caído donde vivimos y el pecado que en nosotros existe, nosotros hemos sido manchados por cosas que del mundo y el pecado se han formado en nosotros. Nuestro mal carácter, nuestros malos hábitos, nuestras enfermedades, todo vicio, toda cosa que no fue concebida por Dios, todos ellos están también en nuestra vida.

Cuando uno conoce de JESÚS, lo primero que Dios revela a nuestra vida es todas esas cosas que necesitan cambiar, pero Dios no se queda ahí, sino que también nos dice que somos preciados y amados por Él. Dios te ama, nunca lo dudes, eres amado por Dios, y ese amor nos lleva a ser cambiados por Él.

Pero ¿hasta qué medida necesitamos cambiar? Dios nos la repuesta en Su Palabra: hasta que Cristo sea formado en nosotros. ¿Puedes imaginar qué milagro Dios hace en nuestra vida cada día? Saber que cada día, Dios está formando a Cristo en nosotros.

Esto no se refiere que todos seremos como robots o personas “en serie” sin ninguna diferencia, sino que se refiere a que el carácter de Cristo sea desarrollado en nosotros y ese carácter sea puesto en cada persona que Dios ha creado.

Sé que muchos de nosotros podemos estar inconformes con algo en nuestro cuerpo, o en nuestra alma, o en nuestra forma de ser. Quizá hemos sido criticados por ello hasta el grado que nos sintamos despreciados por Dios, como si Él se hubiera equivocado en nosotros, como si fuéramos un error. Pero Dios dice todo lo contrario: te amo tal y como eres, pero te amo tanto que deseo que Cristo se forme en ti.

Y esa debe ser nuestra oración: Dios, forma a Cristo en nosotros cada día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s