¿ya deberías haberte acostumbrado?

Estándar

“Pero Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores, porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre todo el reino. Entonces los gobernadores y sátrapas buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado al reino; más no podían hallar ocasión alguna o falta, porque él era fiel, y ningún vicio ni falta fue hallado en él.” Daniel 6.3, 4

Existe un deseo fuerte en los hijos de Dios por traer justicia a la tierra. Hay un anhelo ardiente en cada hijo de Dios para que Su misericordia y salvación sea extendida por todo rincón de este planeta. Cada hijo de Dios siente un dolor y una angustia tal por los que se pierden que en su alma solo hay una esperanza: JESÚS.

Nuestros hijos crecen en un mundo mucho más necesitado de Dios. Donde vivir rectamente los pondrá en un serio peligro en medio de un mundo que intenta convencerles que las cosas son así, que nada puede ser cambiado y que ellos deben acostumbrarse a vivir en medio de un mundo así, un mundo injusto. Nuestros jóvenes son llevados sutilmente a creer que no hay nada que cambiar, que las cosas están bien, y que todo es parte de una supuesta modernidad que es inevitable, donde ellos necesitan aprender y acostumbrarse a vivir.

En la Biblia podemos encontrar situaciones similares en las que los hijos de Dios fueron llevados a momentos en que su fe en Dios era probada por los tiempos y costumbres que les rodeaban. Daniel, un hombre que desde joven fue llevado cautivo a Babilonia, fue retado a vivir de una manera diferente, luchando por no acostumbrarse a los tiempos y formas de vida de ese gran imperio. Y Dios le guardó de maneras sobrenaturales a tal grado que aun reyes vieron en él algo diferente “porque había en él un espíritu superior”.

Hoy, en estos tiempos de gran necesidad en todo lugar, lo único que hará que nuestros hijos y nuestros jóvenes, nuestros hombres y mujeres puedan salir victoriosos es que el Espíritu de Dios esté en ellos. Hoy urge que cada creyente sea lleno del Espíritu y sea guiado momento a momento por este tiempo. Su Espíritu es quien puede guiarnos para proclamar justicia, misericordia y salvación en JESÚS. Su Espíritu es quien puede sostenernos de no caer en las costumbres de este tiempo.

Dios llene a Su iglesia, a cada hijo Suyo con Su Espíritu del tal forma que Su justicia, Su misericordia y Su salvación sean extendidas por todo rincón de este planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s