el peso de nuestros pecados

Estándar

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo JESÚS, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo JESÚS me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.” Romanos 8.1,2

***

El entender el peso de nuestros pecados en nuestra vida es el inicio para valorar la salvación que en Cristo tenemos. No podemos despreciar ni desvalorar el sacrificio de JESÚS en aquella cruz cuando a nuestra vida es revelada toda la maldad de lo que nosotros somos capaces, cuando somos expuestos a nuestra propia maldad, cuando entendemos que nada de lo supuestamente bueno que pudimos o podemos hacer puede acercarnos ni un milímetro a la salvación.

Somos una raza que escogió la maldad en lugar de lo obediencia. Somos una raza que de continuo piensa y hace el mal. Somos incapaces de acceder a Dios por todo el peso del pecado que en nuestra vida hay. Somos tan malvados que no merecíamos la vida y la salvación que en Cristo hemos recibido a través de ese acto de arrepentimiento y fe en Él.

Cada pecado en nuestra vida nos hacía culpable delante de Dios. Cada desobediencia nos condenaba al infierno. Cada mala motivación y cada mal pensamiento nos arrojaban al terrible lado de los malvados. El peso del pecado en nosotros, un solo pecado que haya sido, por uno solo merecíamos estar clavados ahí, en esa cruz, donde Cristo tomó nuestro lugar.

Iglesia, querida iglesia, nunca desestimes lo que JESÚS hizo y sigue haciendo por ti. A ti, iglesia, Dios te ha salvado y purificado de tanta maldad por el puro afecto de Su voluntad, no por obra de hombres, no porque lo merecíamos, sino porque hallamos misericordia en Él. ¡Oh, cuán preciosa libertad hemos recibido!

¡Iglesia! ¡Somos libres del pecado por Cristo! ¡Somos libres de toda atadura que nos mantenía cautivos a cadenas de maldad! ¡Somos libres!

Hoy clamo a Dios por cada miembro de Su Iglesia, para que Dios revele a nosotros el altísimo precio que JESÚS pagó por ti, que pagó por mí, que pagó por todo aquel que decida creer en Él en profundo arrepentimiento y humildad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s