¿un castigo injusto?

Estándar

“Y lo sacó el Señor del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto del Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.” Génesis 3.23,24

Leer la Palabra de Dios es todo un reto, te confronta, te reta, te instruye. Aun cuando lees un pasaje que anteriormente ya habías leído y sabías de memoria, cuando vuelves a leer ese mismo pasaje toma un significado mayor que te lleva a conocer más de Dios.

Cuando leía el relato de la creación y la caída del hombre en el huerto del Edén en el libro de Génesis quedé golpeado por una pregunta: ¿el castigo a Adán y Eva fue injusto? En los versículos del 14 al 19 podemos ver lo que ahora conocemos como el castigo de Dios al hombre y la mujer por haber tomado y comido del árbol de la ciencia del bien y el mal. Pero fue un simple fruto, dirán algunos. Algunos de nuestros hijos también toman cosas sin pedir permiso o aun cosas que no deben, y nosotros no les reprendemos echándolos de la casa. ¿Por qué, entonces, Dios castigó a Adán y a Eva con un castigo que pudiera parecer muy “severo” y un tanto “injusto”? E insisto, pudiera parecer injusto a simple lectura.

Así quedé por un par de días, con esa pregunta en la mente: ¿por qué un castigo “tan grande”? Después de platicar con Dios y pedirle guía al respecto, Dios me permitió entender algo aun mayor: el pecado de Adán y Eva no era solamente que tomaron un fruto que no debería tomar (la desobediencia), sino versículos antes del 14 podemos confirmar que un pecado mayor se había apoderado de ellos: el orgullo.

Cuando Dios confronta a Adán y a Eva sobre lo que habían hecho, ninguno de los dos asumió su falta y pecado, sino se lo atribuyeron a alguien más (v. 11-13). Adán culpó a Eva, y Eva culpó a la serpiente. Sin duda ambos tenían parte de razón, Eva fue seducida por la serpiente, y a su vez Adán comió de algo que su esposa le había compartido. Sin embargo, ellos no asumieron la responsabilidad de su libre albedrío, de su decisión. Cuando fueron confrontados, Dios vio en ellos ese terrible pecado que ha inundado a la humanidad por milenios: el orgullo. Si Dios hubiera sólo castigado a la serpiente, el hombre y la mujer hubieran estado en un terrible peligro porque el haber comido de ese árbol trajo por consecuencia algo peor: sus ojos fueron capaces de distinguir entre el bien y el mal, y el orgullo en ellos los llevaría siempre a elegir el mal. Dios, con un profundo dolor, castigó a Adán y a Eva por el bien de sí mismos, y el bien de la humanidad entera. Dios pudo haberlos matado (porque la paga del pecado es muerte) y haber creado a otro Adán y a otra Eva, pero Dios tenía planes para ellos y para la humanidad.

Y esta enseñanza nos lleva a algo muchísimo más sublime: el sacrificio de JESÚS. Muchos pudieran pensar que el sacrificio de JESÚS fue injusto y severo. Sin embargo, Dios es justo en todo momento. El castigo que cargó JESÚS fue tal, que en Él cargó todo el pecado de nosotros (Isaías 53.6). ¿Puedes imaginar lo que significa eso: todo el pecado de nosotros?

Para poder valorar y entender ese gran sacrificio necesitamos acercarnos en humildad a Dios. Necesitamos despojarnos de todo orgullo para poder comprender el sacrificio de JESÚS. Necesitamos asumir y entender cada pecado que hemos cometido porque si el tomar y comer de un fruto a Adán y a Eva les causó tal consecuencia, nosotros debemos realmente comprender que debíamos morir por cada pecado que cometimos, porque éramos enemigos de Dios.

Estamos iniciando un año que sin duda traerá grandes retos, y en todos ellos pido a Dios que todo nuestro ser esté lleno de una profunda humildad que siempre nos permita ver y aceptar todo pecado tanto pasado como futuros delante de Dios buscando siempre Su perdón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s