herederos de promesas

Estándar

“Pero el Señor había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.” Génesis 12.1-3

Si de algo podemos estar ciertos y confiados es que DIOS ES FIEL. Fiel a Su Palabra, fiel a Sus promesas, fiel a Su pueblo, fiel a Su pacto. Él es Fiel.

Cuando miramos hacia atrás y vemos el año que ha pasado, vemos los hijos que han crecido, vemos las bendiciones con las cuales nos ha llenado, caeremos rendidos en agradecimiento y adoración reconociendo que Él es Fiel. Hemos pasado por tiempos de gran prueba, por tiempos de gran oscuridad, por tiempos de necesidad y profundo dolor, pero en todos ellos Dios ha sido fiel. Dios ha sido fiel.

Y lo mejor, lo mejor en todo ello es que Dios seguirá siendo fiel, porque aun cuando nosotros fuéremos infieles, Él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo. (2 Timoteo 2.13).

Sigo impresionado con la Biblia y las historias que ahí se narran aun cuando les he escuchado o leído anteriormente. Esta semana Dios me permitía aprender y recordar sobre ese gran hombre de fe llamado Abraham, el iniciador (el padre) de la fe. Cuando el mundo parecía que caía a pedazos nuevamente después del diluvio, Dios toma a un hombre sin mayor habilidad o don más que el de creerle a Dios y creerle en serio. Un hombre que es llamado a salir de la casa de su familia e ir hacia otra tierra que ni sabía dónde estaba, simplemente salió confiado en que Dios le mostraría esa tierra. Dios le dio ahí una promesa. Después Dios le promete que haría de él una nación grande. Dios le dio una promesa más. Después continua diciendo que él sería bendición no sólo para los suyos sino para la tierra entera. Esa promesa es increíblemente imposible para los hombres, ¿verdad? Imagínate a un hombre de 75 años, cuya mujer era estéril, caminando hacia una tierra que no sabía dónde estaba, moviéndose únicamente por fe en Dios.

Hoy podemos nosotros confirmar que Dios cumplió Su promesa a ese hombre llamado Abraham, y lo cumplió porque nosotros hemos sido bendecidos. Nosotros hemos sido herederos de esa promesa a Abraham.

Abraham, sin embargo, no era un hombre con talentos especiales. Él recibió esa promesa y le creyó a Dios, sin embargo cuando los años pasaban él y su esposa desesperaron y quisieron “ayudar” a Dios a cumplir sus promesas, pero esa “ayuda” resultó en una terrible consecuencia. Después, ya cuando Abraham y su esposa eran casi de 100 años, Abraham y su esposa parece que pierde la esperanza en que ellos podían tener un hijo. Pero había algo que sigue siendo válido en nuestros días: DIOS ES FIEL.

Dios no se había tardado, Dios no se había olvidado, Dios no había mentido. Dios sabía cuándo cumpliría Sus promesas, y las cumpliría cuando Él fuera reconocido Dios y Él pudiera llevarse toda la gloria. Imagínate ahora una mujer y un hombre de casi 100 años, ¿crees tú que de ellos podía nacer un hijo que después formaría una gran nación? ¡Imposible! Pero Dios se deleita en lo imposible, ahí cuando ya no hay otra posibilidad más que fijar los ojos en Dios.

¿Puedes traer a tu mente esas promesas que Dios te ha dado? ¿Aquellas promesas en la Biblia que Dios te ha permitido tomar como tuyas? ¿Puedes traer esas promesas de años y décadas quizá que Dios habló a tu vida? ¿Esas promesas que crees que fueron simple fantasía y que quizá no fueron reales? Trata de enumerarlas, trata de presentarlas en oración a Dios y deja que Él, así como lo hizo con Abraham, confirme nuevamente cada una de ellas. Hoy aprendí a través de la predicación algo sorprendente: nuestra mayor promesa es ser participantes de la naturaleza divina (1 Pedro 1.4), nuestra mayor promesa es JESÚS como esposo nuestro, de Su iglesia. Y esa promesa es increíblemente sublime y hermosa.

Recuerda algo durante este tiempo en el que Dios te permita recordar promesas: nunca olvidemos que DIOS ES FIEL.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s