pastor y rey

Estándar

“Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu del Señor vino sobre David.” 1 Samuel 16.13

Una de las historias de la Biblia que me encanta leer es la historia de David, un joven pastor que fue llamado por Dios para reinar sobre Israel y volver a la nación del caos al orden, de la idolatría al conocimiento de Dios, de la maldad a un tiempo nuevo de profunda revelación. Un hombre conforme al corazón de Dios, un hombre que estaba convencido del Gran Dios al cual servía y adoraba.

Después de tiempos de terrible oscuridad espiritual en Israel, Dios unge, a través del profeta Samuel, a este joven pastor como futuro rey de Israel. David, el menor de sus hermanos y aun menospreciado por ellos, es tomado por Dios para reemplazar al caído rey Saúl que había buscado hacer las cosas a su manera y no conforme Dios esperaba y ordenaba. David el joven pastor que llegaría a ser rey y traería consigo tiempos de gran victoria no solo militar sino espiritual sobre la nación entera.

La vida de David no sólo queda narrada en los libros de Samuel, sino a través de gran parte de los salmos. El corazón de David expresado de una manera tan íntima en cada salmo refleja cómo Dios puede convertir a un hombre menospreciado en un hombre conforme a Su corazón y usarlo para rescatar la vida entera de una nación. David llegaría a convertirse en una representación profética de nuestro Gran Rey JESÚS.

¿Qué había en este joven pastor que no había ni siquiera en el ya rey de Israel Saúl? ¿Qué hizo que Dios fijará Sus ojos en David para reinar sobre Su pueblo? En David había una convicción tan profunda de Dios, de Su deidad, de Su carácter, de Su poder, que su vida quedó cautiva por completo por Dios. David tenía una seguridad tan fuerte en Dios que ni aun un gigante que atemorizaba al ejército de Israel pudo detenerlo. David había cultivado por años una relación tan íntima con Dios que estaba convencido quién es Dios, que aun en el pecado, David supo humillarse y clamar por perdón.

Cuando llegamos a entender el corazón de David comprendemos en que Dios se deleita: en una relación íntima con cada creyente. Como diría el pastor Todd Adkins: “la religión es un pobre sustituto para una auténtica relación con Dios. Escojamos intimidad sobre conocimiento, conocer a Dios, no sólo acerca de Dios.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s