como si Dios rogase

Estándar

“Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.” 2 Corintios 5.20

La iglesia de Dios, Sus hijos están llamados a ser una extensión del amor de Dios en el mundo. Nuestro caminar diario necesita vestirse cada día de ese amor anhelando fervientemente y con un deseo profundo que nadie se pierda. Nadie.

Es fácil sentir compasión por aquellos que sufren y son menospreciados y humillados. Hombres, mujeres, niños que son cada día abusados física, emocional o espiritualmente. Personas con un rostro, quizá con un nombre, que son tan amadas por Dios que anhela que no perezcan en una eternidad sin Él, y ese anhelo de Dios debe ser nuestro anhelo también.

Y también hay ese grupo de personas aborrecidas por muchos, que han causado tanto mal, que abusan y aprovechan de su posición de poder o riqueza para maltratar y asesinar sin mayor remordimiento. Es casi inmediato sentir por ellos un desprecio y repulsión por saberles tan perversos y malvados, no merecedores de nada. Sin embargo, a este grupo de personas también Dios ama tan profundamente que anhela que no se pierdan en el infierno.

Nosotros no somos mejores que ellos, éramos, al igual que ellos, merecedores de la peor condena por haber ofendido a Dios con nuestra pasada manera de vivir. Los verdaderos creyentes, los hijos de Dios, se saben perdonados de una condena tan pesada que al ser liberados de ella caemos rendidos en agradecimiento a Dios.

El amor de Dios por toda la humanidad, incluidos esas personas perversas, o esas personas abusadas, o nosotros, se muestra en Cristo. Es JESÚS la encarnación del amor de Dios. Es JESÚS la muestra más sublime de ese anhelo ferviente de Dios por salvar a la humanidad de sus pecados. Es JESÚS el amor mismo en su máxima expresión. Y así como Dios amó, así como JESÚS nos amó, debemos nosotros amar.

Dios anhela, lo desea profundamente, reconciliar a cada persona con Él mismo a través de JESÚS. Nosotros somos embajadores de ese pacto nuevo en Cristo, de ese amor que Dios nos ha expresado. Y como si Dios rogase, así lo expresa el apóstol Pablo, nosotros rogamos a los hombres: reconcíliate con Dios. Antes de que el tiempo se agote.

Que ese anhelo y profundo deseo de Dios para que la humanidad no perezca, sea el anhelo y profundo deseo de cada hijo Suyo, amor tan fuerte que nos mueva a rogar en todo momento a los hombres: reconcíliate con Dios, como si Dios rogase a través de nosotros.

Anuncios

Un comentario »

  1. Te comparto el mismo versículo 2 Corintios 5:20 y 21 pero en la versión Ntv 🙂

    “Así que somos embajadores de Cristo; Dios hace su llamado por medio de nosotros. Hablamos en nombre de Cristo cuando les rogamos: ¡Vuelvan a Dios!.
    Pues Dios hizo que Cristo, quien nunca pecó, fuera la ofrenda por nuestro pecado,para que nosotros pudiéramos estar en una relación correcta con Dios por medio de Cristo”

    Pd. Me gusto mucho tu post como todos los demás que escribes #Broo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s