no pondré delante de mis ojos cosa injusta

Estándar

“En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa. No pondré delante de mis ojos cosa injusta.”

Salmos 101.2b-3a

Es increíble cómo una verdad puede penetrar tu mente y tu espíritu por años. Después de un llamado por parte del pastor en la iglesia para hacer nuestra la palabra en el Salmo 101.3a, un pequeño papelito en color amarillo les fue dado a los creyentes que hayan decidido vivir conforme esa palabra. Ese pequeño papelito que serviría como recordatorio traía escrito: 101.3 “No pondré delante de mis ojos cosa injusta”, y era seguido por las preguntas: lo que estoy viendo y oyendo, ¿es parte del propósito de Dios para mi vida?

Picture1

El pastor animó a los creyentes que usaran ese papelito como recordatorio y lo pegaran en la TV, o en la computadora, o en la radio, con la intención de siempre evaluar lo que veíamos y escuchábamos. Después quizá de 7 años, ese llamado sigue vigente para toda la iglesia, y puede volverse a una pregunta de: lo que escuchas, ves, lees, ¿te está edificando más que sólo entretenerte?

Hoy con asombro muchos vemos como montón de basura abunda en la TV, radio, periódicos, internet, redes sociales, por doquier. Basura que consumimos día tras día como algo normal y que no causa ya la menor incomodidad, sino al contrario, pudiera en algunas ocasiones que hasta la estemos buscando. Y es peor que “comida” chatarra para nuestra alma, mente y espíritu, ya que se vuelve literalmente basura, desperdicios que estamos consumiendo.

Algunos podrán argumentar que estoy siendo sumamente legalista, y que como cristianos tenemos la libertad en Cristo para poder escuchar esa música, o ver esos programas de TV. Sin embargo, alejado completamente de un legalismo, mi anhelo es animar a la iglesia a que, a través del Espíritu, pueda percibir qué cosas están siendo de provecho en todo ámbito, comenzando por el espiritual.

Todo nos es lícito -recordaba hoy en la mañana- pero no todo nos conviene. (1 Corintios 10.23)

Quisiera invitarte hoy a hacer ese compromiso con Dios de cuidar tus ojos, tus oídos, tu mente, tu alma, tu espíritu de toda cosa injusta. Puedes escribir en un pequeño papelito el Salmo 101.3a y añadir esa pregunta: lo que estoy viendo y oyendo, ¿es parte del propósito de Dios para mi vida? Una vez escrito, pégalo en la TV, la computadora, la radio, en algún otro lugar donde constantemente te permita recordarlo.

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s