confiado como un león

Estándar

“Huye el impío sin que nadie lo persiga; mas el justo está confiado como un león.” Proverbios 28.1

El camino fácil está a disposición de todos, ese camino que no requiere esfuerzo, que no requiere sacrificio, que no requiere fe, que no requiere obediencia. El camino que por nuestra naturaleza caída nuestra carne sigue confiada y sin detenimiento. El camino fácil es el camino del mundo, un camino que seduce y convence con palabras convincentes pero son mentiras que conducen a la muerte.

Pero el camino angosto, ese camino que JESÚS señaló que pocos son los que lo hallan, es un camino de completa sumisión a Dios, insisto completa sumisión a Dios y no a una religión o a un hombre o filosofías, todos ellos ídolos. Un camino angosto que conduce a la vida, y solo ese Camino nos conduce ahí.

En la Palabra de Dios encontramos siempre esas dos sendas: un camino de muerte y un camino de vida, no términos medios. Un camino ancho y un camino angosto, no términos medios. Un camino de mentira y un camino de verdad, sin medias verdades.

Y así también, Dios habla continuamente que los impíos, los que hacen maldad, los que se deleitan en hacer lo malo, son aquellos que siguen ese camino de muerte, ese camino ancho, ese camino fundamentado en las arenas de mentira. Pero también hay otra clase de hombres que en fe y obediencia caminan por el camino de vida, el camino angosto, ese camino construido sobre la roca de la verdad. Estos hombres son señalados por Dios como justos.

Pero, no hay justo, ni aun uno, sostiene Romanos 3.10. Entonces, ¿cómo es que habrá hombres que caminen sobre ese camino de vida? La respuesta es una sola: la fe en JESÚS. Cuando a nuestra vida es revelada nuestra necesidad de Cristo, nuestra vida en arrepentimiento buscará continuamente de la justicia consumada en Cristo para ser limpiados y restaurados. Somos justos no por lo que podamos hacer, sino por lo que JESÚS ya hizo por nosotros en la cruz. Delante de Dios somos justos no por nosotros, sino por Cristo y Su sangre derramada.

Cuando una persona recibe esa revelación de ser justo delante de Dios, nuestra vida buscará sin importar el precio amar lo que Dios ama. Es por eso que ese camino angosto se vuelve el caminar continuo de cada creyente.

Pudiera el camino del mundo ser atractivo, pero sus consecuencias son aterradoras. Pero el camino angosto, ese camino que pocos hallan trae una confianza que viene de Dios. Estar confiado como un león es por consecuencia la compañía de los justos, más para los impíos, aquellos que se deleitan en lo malo, aun sin ser perseguidos huyen.

1418537217-image

Anuncios

»

  1. Aprovecho para mandarte el versículo que compartiste, pero en otra versión 🙂
    “El malvado huye aunque nadie lo persiga,
    pero los justos viven confiados como el león.” (DHH) Proverbios 28:1

    Y también aprovecho, para decirte: Tu texto es buenisimooo y de gran Bendición…Me ha gustado mucho bro. Bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s