¿quién es aquel que se atreve a acercarse a Mí?

Estándar

“Así ha dicho Dios: He aquí Yo hago volver los cautivos de las tiendas de Jacob, y de sus tiendas tendré misericordia, y la ciudad será edificada sobre su colina, y el templo será asentado según su forma. Y saldrá de ellos acción de gracias y voz de nación que está en regocijo, y los multiplicaré, y no serán menoscabados. Y serán sus hijos como antes, y su congregación delante de Mí será confirmada; y castigaré a todos sus opresores. De ella saldrá su príncipe, y de en medio de ella saldrá su señoreador; y le haré llegar cerca, y él se acercará a mí; porque ¿quién es aquel que se atreve a acercarse a mí? dice el Señor.” Jeremías 30.18-21

Cuando la santidad de Dios es revelada a nuestra vida, dejamos de ser los mismos. Su santidad es temible, consumidora, capaz de consumir a quien se acerca a Él. La santidad de Dios es más allá que solo un estado pureza y perfección sobrenatural, Su santidad es en sí parte de Dios, un atributo de Dios y en sí un nombre de Dios: Dios Santo.

Cuando entendemos quizá de una manera pequeña lo que la santidad de Dios es, quedamos cautivados pero a la vez atemorizados, sabiendo que Su santidad puede consumir por completo nuestra existencia. “¡Ay de mí! que soy muerto!” Expresó el profeta Isaías cuando recibió esta revelación.

Su santidad nos comprueba nuestra condición. Su santidad nos golpea tan fuerte por sabernos inmundos y que nada de lo que somos ni hay en nosotros puede merecer estar un solo instante cerca de Dios. Su santidad es buena para nuestro ser, pero también Su santidad es peligrosa para nuestra vida.

Pude entender un poco más de la santidad de Dios hace unos meses atrás. La santidad de Dios es como la radiación que el sol emite. Esa radiación es buena a determinada distancia, como la distancia a la que la tierra se encuentra, pero es muy peligrosa si nos acercamos a ella. Cuando pude entender un poco más de la santidad de Dios a través de esta ilustración, la pregunta que en Jeremías se presenta cobra aún un mayor sentido: ¿quién es aquel que se atreve a acercarse a mí? O replanteándola un poco podría ser: ¿quién podrá acercarse a Dios?

Imagina por un momento: la persona a la que más amas, aquella persona por la cual tu alma y tu espíritu se apasionan día a día, a esa persona no puedes acercarte porque al acercarte, podrías morir por su perfección. Es aquí cuando el sacrificio de Cristo cobra un sentido sumamente especial.

JESÚS no solo nos salvo de la eternidad en el infierno, sino que nos acercó al Padre, nos acercó a Dios. Es decir, podemos acercarnos a Dios sin ser consumidos por Su santidad. Podemos acercarnos y abrazarle y contemplar Su rostro. Podemos habitar en Su presencia, y quedar rendidos por Su maravillosa santidad. Sin ser aniquilados.

Jeremías profetiza un tiempo para el pueblo de Israel en que serían redimidos de su cautividad porque Dios tendría misericordia de ellos en medio de tanta confusión. Pero además también habla de un tiempo en que un príncipe y señoreador saldrá de ese pueblo y podrá acercarse a Dios.

Lo maravilloso de este señoreador es que traerá consigo esa puerta abierta a la presencia de Dios. ¡Cuán increíble privilegio! Cercanos a nuestro Dios por lo que Cristo ya ha hecho por nosotros en la cruz.

***

Explicación animada de la santidad de Dios (en inglés):

Anuncios

»

  1. Ayer leí este versículo: “Porque pondré mis ojos sobre ellos para bien, y los volveré a esta tierra, y los edificaré, y no los destruiré; los plantaré y no los arrancaré.
    Y les daré corazón para que me conozcan que yo soy Jehová; y me serán por pueblo, y yo les seré a ellos por Dios; porque se volverán a mí de todo su corazón.” Jeremías 24:6,7

    Y hoy leo tu texto …..que Bendición :)…..

    Pd…No estará el video en español??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s