el pueblo asentado en tinieblas

Estándar

“Cuando JESÚS oyó que Juan estaba preso, volvió a Galilea; y dejando a Nazaret, vino y habitó en Capernaum, ciudad marítima, en la región de Zabulón y de Neftalí., para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles; el pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; y a los asentados en región de sobra de muerte, luz les resplandeció.

Desde entonces comenzó JESÚS a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” Mateo 4.12-17

El reino de los cielos siempre traerá una reacción en las personas, para algunos traerá esperanza y reconciliación, para otros será motivo de incomodidad, enojo y burla. El reino de los cielos no puede ser ignorado, es tan poderoso, es tan sublime, es tan excelso.

El reino de los cielos si se ha establecido en cada creyente, no puede pasar desapercibido porque es luz, es vida, es santidad. En cada creyente el anhelo por lo que es justo, lo que es digno, lo que es puro, lo que es santo, se vuelve un anhelo cuando el reino de Dios tiene control sobre su vida, es algo de lo cual no se puede alejar e ignorar. Sin embargo, para aquellos que viven ajenos de ese reino, el reino de los cielos será incomodidad porque revelará la maldad en ellos y a su alrededor, traerá enojo porque al ser expuestos buscarán justificarse, será de burla porque intentarán reducirlo a mera apreciación de hombres y no a una realidad mayor de la que se vive.

JESÚS en la tierra ha sido uno de los más grandes milagros en la Biblia. Dios mismo cuyo anhelo es acercarnos a Su reino, hacernos partícipes de él, compartir Sus riquezas con los Suyos, las riquezas de un reino que no se cuantifican en términos humanos pero sí celestiales. JESÚS habitando en medio de un pueblo asentado en tinieblas y en el que una luz tan maravillosa, como lo es JESÚS y Su predicación, traían esperanza.

No es casualidad, bajo las condiciones en las que el mundo se encuentra, que la predicación inicial de JESÚS fue: Arrepiéntete. En otras palabras JESÚS nos manda: deja tu camino de maldad atrás, ya no vivas en la vanidad de este mundo, ya no anheles la maldad que este mundo te ofrece, mas busca ahora el reino del cual JESÚS es Rey. Y ese mandamiento, arrepiéntete, tiene una fuerte verdad en él: tenemos que reconocer que vivimos en maldad para arrepentirnos realmente.

El pueblo asentado en tinieblas primero necesita reconocer su condición, y la forma en que esa condición es revelada es a través de ver gran luz: JESÚS.

Acércate a JESÚS y Sus palabras y verás que gran luz iluminará tu vida. Pero ten mucho cuidado, porque la luz revelará muchas cosas en ti que no son más que tinieblas y maldad, de las cuales necesitarás arrepentirte y alejarse. Recuerda: el reino de Dios no puede ser ignorado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s