el espíritu a la verdad está dispuesto

Estándar

“Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.” Mateo 26.41

En uno de los momentos más desafiantes de JESÚS en la tierra, Sus discípulos más cercanos son llamados a velar junto con Él, pero ellos fueron vencidos por el sueño. En pocas ocasiones en los evangelios se describe a JESÚS como que estaba “muy triste, hasta la muerte” (Mateo 26.38), en esta ocasión, justo unas horas antes de ser entregado, Él atravesaba la prueba más grande: no negar el propósito al que fue llamado por Dios aún cuando esto significaba la muerte.

Los discípulos, por su parte, aún sin entender lo que realmente estaba sucediendo en el plano espiritual, no lograron percibir el gran dolor por el cual atravesaba JESÚS. Imagina que estás cerca de un ser muy querido quien atraviesa una prueba tremenda y te pide que estés cerca de él durante ese tiempo, pero tú eres vencido por el sueño. Aunque en términos muy sencillos y quizá no comparables, así era lo que sucedía con los discípulos en este tiempo.

Este pasaje nos enseña una gran lección: en tiempo de gran prueba, debemos estar velando y orando para que la tentación no nos venza. Y es en estos tiempos donde aquello de lo que hemos alimentado nuestra vida, mostrará sus fruto. Si por largo tiempo hemos alimentado los deseos de la carne, no será de sorpresa que los frutos sean frutos de la carne; pero por si lo contrario hemos alimentado el espíritu, por consecuencia habrá fruto del Espíritu.

Puedo recordar un par de ocasiones de gran prueba en los últimos meses. Tiempos en los que en ocasiones no lograba entender dónde terminaría todo, pero algo era cierto: ¡Dios es fiel! En esos tiempos lo que más me golpeó fue que mi corazón estaba tan plagado de cosas que no eran de Dios, sino de cosas de las cuales yo había alimentado mi vida: enojo, ira, y demás cosas que no había percibido estaban ahí. Pero estos tiempos de prueba revelaron cosas, cosas muy terribles.

Si en algo ayudan los tiempos de prueba, es en revelarnos de qué estamos llenando nuestra vida.

Como hijos de Dios, hay una labor de la cual no podemos desprendernos ni un solo instante: velar y orar. Velar porque el mundo en que nos movemos es un mundo caído que necesita Su luz. Orar porque en la oración podremos comprender cuál es la voluntad de Dios.

Dios guíe en victoria a cada hijo Suyo en tiempos de gran prueba.

Anuncios

»

  1. Ayer les platicaba eso a los niños, hablamos sobre Pedro, y les conentaba cuando el durmió y no oro por Jesús….y les dije: Cuantos de nosotros no hemos prado porque están cansados, se van a dormir, están viendo la tv, están jugando etc….y les animaba q entendieran lo importante q es orar en todo tiempo, todos los dias, q no dejen de hacerlo….y si un amigo t dice ora por mi no le digas si mañana, q lo hagan en el momento, q oren y vean la respuesta tan maravillosa d Dios, q clamen y no callen.. .y varios niños incluyendo a Josías dijeron q si estarán despiertos y oraran 😊😊

    Asi nosotros debemos orar todo el tiempo, no cansarnos y bajar la guardia, no dejar q nada nos quite esa comunión con Dios, no permitir q Satanás nos confunda haciendo q las cosas de la carne nos gusten, no permitir q nuestra boca calle….al contrario hacer d nuestra vida diaria la oración a donde quiera q vayamos….ser una generación, una iglesia q ore 😊 y no calle…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s