correo a mi ex-líder de ministerio en línea en Latinoamérica

Estándar

Por no ser una figura pública, el nombre de mi ex-líder ha sido cambiado por respeto y confidencialidad, así cómo el ministerio en línea en el que participaba también he cambiado el nombre.

 

Correo enviado el 15 de julio

Hola José,

Antes que nada quiero agradecer nuevamente por su confianza y tiempo no sólo hoy sino durante estos meses colaborando juntos en el ministerio en línea Life in JESUS. Como lo mencioné en la llamada, me siento muy agradecido con Dios de haber colaborado con ustedes, pero sobretodo de poder conocerles.

Después de la llamada hoy, traigo un mundo de emociones e ideas aún que se suman al mundo de emociones e ideas de ya hace algunas semanas. Y son tantas ideas y emociones que lo menos que puedo hacer es hablar, y en general soy una persona que habla poco. Si le soy sincero, siento tristeza, siento un gran deseo por abrazar a Dios y de quedarme ahí habitando en Su abrazo. Y la tristeza es una combinación no de la plática hoy, o de que tuve que dejar de dar clases a mis chicos de 11 y 12 años en la iglesia, o de lo que pueda pasar en la iglesia, mi tristeza es una combinación de saber que personas a las que tanto amo y quiero en la iglesia y mi familia pueden ahora volverse lejanas, y no físicamente solamente, sino emocional y sobretodo espiritualmente. Estoy seguro que usted ha experimentado esa compañía espiritual, en oraciones, en palabra, en pláticas centradas en Dios, en el simple hecho de estar reunidos como iglesia. Hay una alegría, un gozo especial en la unidad espiritual que Dios nos permite tener como iglesia. Y el perder eso, eso duele y trae tristeza.

En estos días mientras platico con Dios, le he preguntado a Dios: ¿es esto realmente lo que Tú deseas que haga? Y Su respuesta es: sí, y no estás solo. Hace ya semanas atrás Dios, en oración y a través de una persona de la iglesia, me confirmaba: vienen tiempos de gran prueba espiritual. Pero nunca imaginé lo que esto representaba hasta estos días, y sé que han de venir días de pruebas mayores.

No tengo todo el mapa hacia el futuro, ni tengo a detalle que sucederá en los próximos meses y aún años, pero lo que me da mucha paz y tranquilidad es saber que Dios me guía hacia allá. Algo que siempre le pido a Dios es: llévame a donde Tú quieras, pero llévame donde Tú estés, no me separes jamás de Ti. Y soy como un niño que tiene un anhelo fuerte de nunca estar lejos de Dios.

Y bueno, sé que Dios no nos llama a una vida fácil pero sí a una vida con propósito donde habrá luchas, batallas y una gran guerra espiritual donde lo que está en juego son millones de vidas que se pierden. Es ahí donde creo Dios quiere llevarme, sabiendo que cada vida ganada es una vida que glorifica Su Nombre. No sé cómo será, no tengo idea de qué sigue, y no tengo siquiera la capacidad en lo humano para lograrlo. Si alguien está limitado en habilidades y capacidades, ese yo. Sin embargo, sé que Dios puede hacer hasta que una piedra hable.

Ya para terminar, José, no le mencioné que hace ya varios años, quizá tenía 22 o 23 años, fui con un psicólogo cristiano que pertenecía a un grupo cristiano exgay que se llamaba Exodus International, el ministerio cristiano para exgay más grande del mundo. La intención de este psicólogo y el ministerio era quitar o “sanar” la homosexualidad en las personas. No profundizaré mucho en mi experiencia en este ambiente exgay, pero sí quisiera compartirle un texto que el presidente internacional de esa organización publicó hace dos años. Es un texto que generó reacciones de todos tipos tanto en el ambiente cristiano como fuera de él, y creo que es de valor para la iglesia y en especial para iniciar conversaciones mucho más valiosas dentro de la iglesia respecto al tema de orientación sexual.

No busco convencer a las personas respecto a lo que Dios me ha permitido aprender en todos estos años. Sé que el Espíritu de Dios convencerá a personas, en ambos lados del debate (si se le puede llamar así), a lo que Él desea y anhela. Lo que está en mis manos, mucho o poco, es compartir mi testimonio y lo que a través de Su Palabra, Dios me ha permitido aprender.

En verdad agradezco a Dios a usted por su tiempo y todo apoyo. Confío mucho que Dios le seguirá usando y guiando conforme a Sus planes.

 

jacob

 

Texto en español: http://isla-flotante.blogspot.ca/2013/07/peticion-de-disculpas-la-comunidad.html

Texto en inglés (cabe señalar que el texto fue originalmente compartido en la página oficial de Exodus International pero la página ya no está disponible): http://www.christianitytoday.com/gleanings/2013/june/alan-chambers-apologizes-to-gay-community-exodus.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s