Yo conozco tus obras

Estándar

“Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado Mi palabra, y no has negado Mi Nombre.

Por cuanto has guardado la palabra de Mi paciencia, Yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. He aquí, Yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. “ Apocalipsis 3.8,10,11

Cuando Dios revela Su corazón a un pobre pecador ardiente de amor por Su Dios, la vida de este pobre pecador queda impactada de maneras que difícilmente volverá a ser la misma. Una verdad revelada del corazón de Dios que en ocasiones no expresa más que el dolor que en el corazón de Dios hay, una angustia, un dolor profundo. Es un dolor que no es en el cuerpo ni en el alma, pero en el espíritu, un dolor que quienes lo han experimentado lograrán confirmar cuán profundo es.

Este dolor profundo si bien puede ser por la humanidad, en muchas ocasiones es también por el pueblo de Dios, por Su iglesia. Un dolor en el corazón de Dios por Su Pueblo que se ha dejado cautivar por su propio entendimiento haciendo de la Verdad una doctrina de hombres que no produce vida.

Los mensajes a las siete iglesias narrados en el libro de Apocalipsis muestran el amor de Dios por Su iglesia. Estos mensajes si bien pueden ser muy duros tienen como fin producir un fruto: arrepentimiento. Dios no reprende a los Suyos para exhibirlos de manera perversa, pero para producir fruto de arrepentimiento que lleva a vida. Todos los mensajes inician: Yo conozco tus obras. Y en cinco de ellos señala: Pero tengo algo contra ti. Y para estas cinco iglesias Dios pide arrepentimiento.

Seriamente creo que Dios da oportunidades generación a generación para corregir los errores que como Su iglesia hemos cometido a lo largo de la historia. Y esto nos requerirá una profunda humildad para reconocer nuestra falta de amor a Dios y Su creación, aunque nuestras obras pudieran parecer “perfectas”. Este es nuestro tiempo donde esa oportunidad ha sido dada a nuestra generación para que en arrepentimiento seamos impactados por ese dolor en el corazón de Dios y a través de Su Espíritu seamos llevados a toda verdad; porque donde el Espíritu de Dios está, ahí hay libertad. (Juan 16.13, 2 Corintios 3.17).

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s