lo vil y lo menospreciado

Estándar

“Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en Su presencia.” 1 Cor. 1.26-29

¿Merecíamos ser salvados por Dios? ¿Merecíamos ser llamados hijos de Dios? ¿Merecíamos tanta bendición por parte de Dios? La respuesta es sencilla: no.

Dios fijó sus ojos en nosotros cuando nadie más daría algo por nuestra vida. Eso es lo asombroso del amor y la misericordia de Dios. Ser escogidos cuando no hicimos y no podíamos hacer algo para merecerlo. Dios no se asombra con nuestros talentos, dones, riquezas, obras buenas. Su favor no se ha logrado por obras de justicia que pudiéramos hacer, sino por su misericordia.

Mientras leía un devocional sobre el Evangelio de Lucas, algo que llamó mi atención es que JESÚS se acercaba a aquellos a los que la sociedad menospreciaba y consideraba inmundos o viles. JESÚS tocando al enfermo, liberando al endemoniado, cercano al pobre, perdonando a los pecadores. JESÚS no se movía por lo que la sociedad consideraba como correcto, pero por lo que Su Padre le ordenaba hacer.

Creo que, si JESÚS estuviera hoy con nosotros, la reacción de la sociedad sería muy similar a la del tiempo antiguo. Los líderes religiosos se ofenderían, los líderes políticos lo menospreciarían, la sociedad lo vería con reserva y quizá desdén. JESÚS cercano a lo menospreciado por el mundo. ¿Puedes pensar quienes son esas personas menospreciadas? ¿El que pide dinero en la calle, los inmigrantes, los niños sin padres, los asesinos y ladrones, los enfermos, la prostituta? ¿Cómo los ves? ¿Con un sentido de superioridad dando limosna de tu tiempo, dinero, esfuerzo?

Mi pastor hace algunos meses atrás comentó algo que sigue grabado en mi mente: la limosna te coloca en un nivel superior, la misericordia te pone en los zapatos de la otra persona. JESÚS hacía lo segundo, caminaba cercano a ellos, restaurando, liberando.

Creo fuertemente que Dios en este tiempo está llamando a Su iglesia a moverse en misericordia, en buscar a esos que aun la sociedad y nosotros como iglesia hemos menospreciado. Mostrar a JESÚS no a través de nuestras palabras, pero a través de nuestra vida. ¿A dónde te está llamando Dios?

Anuncios

Un comentario »

  1. El versículo en esta versión esta tremendooo:

    “Recuerden, amados hermanos, que pocos de ustedes eran sabios a los ojos del mundo o poderosos o ricos cuando Dios los llamó. En cambio, Dios eligió lo que el mundo considera ridículo para avergonzar a los que se creen sabios. Y escogió cosas que no tienen poder para avergonzar a los poderosos. Dios escogió lo despreciado por el mundo,lo que se considera como nada,y lo usó para convertir en nada lo que el mundo considera importante. Como resultado, nadie puede jamás jactarse en presencia de Dios.” 1 Corintios 1:26-29 NTV

    Gran texto broooo…ya recordé esa lectura del devocional en vdd me impacto mucho…..Eso de colocarnos en los zapatos de otros es fuerte la vdd pero muy cierto, que la misericordia este con los demás.Me has dado una lección muy buen brooo .gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s