Fear not: No temas por Shane B

Estándar

Shane B es el líder de uno de los grupos de apoyo en la organización cristiana GCN. El día de ayer en el grupo, él compartió el siguiente texto que con su permiso he podido traducir en este blog. Confío sea de bendición.

***

“Deja ir el miedo … porque lo contrario de miedo no es la valentía sino confianza” – Peter Enns

Durante el año cuando las preguntas respecto a mi sexualidad ardían lo más fuerte, participé en un retiro de una semana donde se estudió intensamente la primera mitad del Evangelio de Marcos. Estuvimos haciendo un estudio de la Biblia durante aproximadamente 10 horas por día, así que era realmente intenso. Sin embargo, más allá de ese estudio intensivo durante ese tiempo surgió un tema que influyó en mi caminar y sigue influyendo en mi vida. Este tema es el contraste entre el miedo y la fe. Por lo general pensamos en dudar como lo contrario de la fe. Sin embargo, a través de este estudio de la primera mitad de Marcos comencé a notar el miedo como lo opuesto a la fe. Uno de los pasajes que llamó mi atención fue la historia de JESÚS calmando la tormenta en Marcos 4.

La tormenta que se narra en la historia debió haber sido una gran tormenta ya que algunos de los discípulos eran pescadores y estaban acostumbrados a controlar un barco. Esta tormenta fue mucho más de lo que podían controlar. Estaba más allá de su control. Los discípulos estaban aterrados y cuando despertaron a JESÚS, hicieron una fuerte acusación contra Él: “Maestro, ¿no te importa que nos ahoguemos?” Ellos acusaron a JESÚS de ser insensible e indiferente. Su miedo era tan fuerte que empezaron a culpar a JESÚS.

Yo sé que en ese tiempo cuando estaba estudiando este pasaje, yo sentía como si mi vida estaba fuera de control. Las preguntas en mi cabeza ardían realmente fuerte. Parecía que sacaba y sacaba el agua de mi bote pero sentía como si no estuviera llegando a algún lugar. Mi barco se estaba hundiendo. Me sentía como si me estuviera ahogando. Y hubo momentos en que el miedo era tan fuerte que hubiera clamado a Dios: “¿No te importa? ¿No ves lo que está pasando dentro de mí?”

En la historia, JESÚS se despierta de Su sueño, calma la tormenta y luego se vuelve a Sus discípulos y les hace una pregunta que penetró a su corazón: “¿Por qué tienen tanto miedo? ¿Todavía no tienen fe?”. Los discípulos en este punto habían visto a JESÚS hacer muchos milagros. Él había curado a los enfermos y los cojos y había echado fuera demonios. Ellos habían visto la autoridad de JESÚS cuando enseñaba y desafiaba a los líderes religiosos. Ellos sabían qué clase de hombre Él es. Y entonces me imagino que Su pregunta les penetró hasta lo más profundo.

¿Dónde está su fe? ¿Por qué están siendo tan controlados por el miedo? Esas preguntas me perseguían también a mí. Gran parte de mi angustia en ese tiempo era causada por el miedo. En ese momento yo estaba luchando con todo esto, yo estaba trabajando para una organización cristiana y tenía miedo de que, al enfrentar el tema de mi sexualidad, eso significaría perder mi trabajo. Yo también estaba muy involucrado con mi iglesia y tenía miedo de perder mi iglesia. También tenía miedo de que mi familia y amigos me rechazaría. Y, principalmente, tenía mucho miedo de alejarme de Dios y tomar decisiones incorrectas.

Yo era una enorme bola de miedo. Tenía noches de insomnio donde sentía algo muy pesado en la boca de mi estómago mientras me preocupaba qué hacer con mi vida. El miedo y la ansiedad llegando hasta mi pecho hasta que sentía como si me fuera a derrumbar.

A medida que estudiaba Marcos, estaba realmente siendo desafiado por la idea de vivir una vida por fe y no por miedo. Empecé a ver las decisiones que yo estaba tratando de hacer y comencé empecé a evaluar si mis pensamientos eran impulsados por la fe o si eran impulsados por el miedo. Empecé a ver cómo muchas de mis decisiones y pensamiento eran movidos por el miedo. Y mientras miraba a mi alrededor vi también cómo otras personas eran impulsadas por el miedo en lugar de fe.

Lo interesante cuando miro hacia atrás en mi vida ahora es que muchos de mis temores se hicieron realidad. Perdí mi trabajo, pero Dios me proporcionó otro. Perdí mi iglesia, pero Dios me dio otra gran comunidad a cambio. Mi padre estuvo muy molesto conmigo por algún tiempo, pero en los últimos años ha cambiado de opinión. He perdido algunos amigos, pero he ganado muchos nuevos amigos.

Por eso quiero terminar este post con un desafío. Al luchar con cuestiones de fe y la Biblia, ¿cuál es nuestra motivación? ¿Es la fe o es miedo? ¿Tenemos miedo de desafiar a otros en nuestra vida? ¿Tenemos miedo de desafiarnos a nosotros mismos? ¿Estamos clamando a Dios: “¿acaso no te importa?”?

¿O estamos viviendo por fe? ¿Estamos confiando en que Dios nos guiará y nos llevará a entender la Biblia? ¿Estamos confiando en que su amor y cuidado por nosotros son más grandes que cualquier pregunta que podamos tener? ¿Creemos que Dios es más grande que nuestro propio entendimiento de la Biblia?

Traducción al español de la canción “These are written” (Está escrito): http://goo.gl/hVHw0r

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s