especial tesoro

Estándar

“Entonces los que temían al Señor hablaron cada uno a su compañero; y el Señor escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de Él para los que temen al Señor, y para los que piensan en Su nombre. Y serán para Mí especial tesoro, ha dicho el Señor de los ejércitos, en el día en que Yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve. Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre lo justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.” Malaquías 3.16-18

“Después subió al monte, y llamó a sí a los que Él quiso; y vinieron a Él.” Marcos 3.13

Cuando el Antiguo Testamento concluye con el libro de Malaquías, algo que es importante notar es que no concluye con grandes obras de parte de Dios, o la presencia de Dios manifiesta como se narra en los tiempos de Salomón. De hecho, después de que el pueblo regresa de la cautividad para reconstruir la nación y el templo, todo queda como en pausa, como un tiempo de expectativa.

El pueblo había regresado, había reconstruido la ciudad y el templo y se esforzaban en guardar la ley de Moisés, pero algo hacía falta: la presencia de Dios.

Las profecías dadas al pueblo de Israel a través de los profetas antes de la cautividad, durante la cautividad y después de la cautividad, vaticinaban un tiempo excepcional para Su Pueblo, pero no llegó justo después del regreso de la cautividad, sino que sería necesario varios siglos para que la primera profecía sobre el Mesías fuera cumplida.

Esos 400 años después de Malaquías y hasta Mateo nos hacen preguntarnos: ¿qué pasó en el pueblo de Israel, especialmente con sus líderes religiosos, para que su corazón se haya endurecido tanto y sus ojos se hayan cegado tanto que no pudieron ver y reconocer a JESÚS cuando Él llegó a la tierra? Creo que la respuesta fue que era tal su preocupación por guardar la ley que convirtieron todo (desde el corazón) en simples reglas religiosas que cumplir sin entender el propósito en ellas: revelarnos al Mesías. Se olvidaron que detrás de las leyes, hay un Dios que anhelaba para sí un pueblo propio, un pueblo que sí, celoso de buenas obras, y también un pueblo con anhelo ferviente por Su Dios, por habitar con Él, por contemplarle, Dios cercano, Dios amando a Su especial tesoro.

Y el riesgo que el pueblo de Israel enfrentó de convertir toda enseñanza y toda ley en meros preceptos de hombres sin propósito alguno puede ser también una realidad para nuestra iglesia, para nuestro tiempo. Lo que me ha asombrado en el último año es ver cómo la obra del Espíritu en la iglesia primitiva llevó a los creyentes a confrontar estructuras de hombres justificadas con la ley de Dios. Y no es que Dios haya negado Su ley, pero sí reveló a través de Su Espíritu el propósito de la ley: llevarnos a Cristo.

Y algo aún más asombroso es cuando JESÚS declara que toda la ley y todos los profetas se cubren en dos mandamientos: amarás a Dios con todo tu ser, y amarás a tu prójimo como a ti mismo. Y esto es asombroso porque nos permite continuamente evaluarnos respecto a cuál es nuestra motivación detrás de nuestra obediencia a la Palabra de Dios: mero quehacer religioso o un profundo amor a Dios y a los hombres.

Es aquí donde recuerdo aquel video del pastor de Willow Church donde comparte: si algo valora Dios en gran manera son a las personas. Lo podemos ver a lo largo del Antiguo Testamento cómo Dios anhelaba, atesoraba a Su pueblo. Y no es que Dios vaya a hacer a un lado Su ley y Su Palabra por los hombres, pero sí sacrificó a Su Hijo JESÚS por amor a los hombres. ¡Esto es impresionante! ¿Puedes ver en cada persona (conocidos y desconocidos que ves en la calle) el amor que Dios tiene por ellos?

Porque si algo Dios valora grandemente son las personas, Su pueblo, Su especial tesoro. Y así como Dios nos amó, debemos nosotros amar a los demás. ¿Imposible verdad? Pero no con la ayuda de Su Espíritu.

Dios levante a Su iglesia con un corazón lleno del verdadero amor por Él y por las personas. Dios nos lleve a niveles donde podamos experimentar Su amor de tal manera que nuestro primer impulso sea amarlo a Él cada vez más y las personas que nos rodean. Dios guíe a Su iglesia en Su amor verdadero y puro.

Anuncios

»

  1. Me encantó leerlo la vdd….Justo hoy aprendí algo de esto en la reunión d Damas, se hablo de ser humildes y ser como Cristo, amar a los demás con mansedumbre. … Y al leer tu texto Dios habla otra vez a mi vida broo…somos su hogar asi q como iglesia tmb debos serlo… Por cierto me quede con las ganas d q me tradujeras el video del q hablas d willow…un dia tomemos un tiempo para verlo y q m lo traduzcas por favor 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s