para que todos sean uno

Estándar

“Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en Mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como Tú, oh Padre, en Mí, y Yo en Ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que Tú me enviaste”. Juan 17.20,21

 

Justo antes de que JESÚS sea arrestado, Él ora por Sus discípulos de una manera tan especial y profunda que mientras lees esa oración en el capítulo 17 de Juan, puedes percibir y entender que esa oración también es para nosotros, para los que hemos creído por la palabra de los discípulos, aquel puñado de hombres y mujeres que siendo valientes hace casi 2000 años atrás, predicaron a JESÚS como única verdad.

Esta oración de JESÚS es en sí una promesa a nosotros, no es JESÚS pidiéndole al Padre para ver si el Padre lo haría, JESÚS ora confiando en que el Padre escucharía la oración y haría conforme JESÚS rogaba a Él, porque JESÚS conocía el corazón del Padre.

JESÚS no pide al Padre que nos quite del mundo, pero sí que para que el Padre nos guarde del mal. ¿Puedes creer que el Padre nos guardará del mal aun estando en un mundo que busca lo suyo?

Y esta oración llega a un punto muy especial: para que seamos uno. Pero no es una unidad cualquiera, es una unidad aún más profunda: como JESÚS y el Padre son uno, también nosotros seamos uno en Ellos. Esto es impresionante: la unidad que existe entre JESÚS y el Padre también dada nosotros como Sus hijos, una unidad que en el mundo no se conoce, una unidad que no conoce barreras, una unidad tan perfecta que nos mueve en niveles eternos.

Desde hace algunos años hay un peso en mí por ver cómo la iglesia se ha ido dividiendo, y esto no es algo nuevo, lo hemos testificado por siglos. Pareciera que a veces dentro de las iglesias es difícil encontrar un punto de unidad ante temas tan complejos que decidimos separarnos. Pero, ¿entonces donde se cumple esa promesa de JESÚS al orar al Padre que seamos uno?

Hace también ya algunos años pude descubrirlo cuando viajé a otro país. En ese país tuve oportunidad de visitar una iglesia cristiana y pude sentirme como en casa, como en familia, de hecho, algo muy interesante es que como iglesia orábamos de manera similar por lo que orábamos en la iglesia en México. Se podía percibir que el Espíritu estaba ahí, el mismo Espíritu que en la iglesia en México estaba.

Es ahí cuando comprendí que la unidad de la iglesia no se limita a edificios, o a personas, o a estilos de adoración o enseñanza, que por supuesto todo debe glorificar a Dios y honrar a Su Palabra. Entendí que Dios es tan soberano que Su Espíritu se mueve donde Él decide hacerlo y no donde los hombres queremos que lo haga. Su Espíritu uniendo a Su iglesia más allá de los espacios geográficos, pero también más allá del tiempo, sabiendo que nosotros somos el fruto de la predicación de otros que, quizá ya han dejado este mundo, pero que no han dejado de ser parte de ese maravilloso milagro llamado la Iglesia de JESÚS.

Hoy oro a Dios para que nosotros y nuestros hermanos y hermanas alrededor del mundo podamos percibir esa unidad por la cual JESÚS oró al Padre, esa unidad que es eterna, que no perece. Para que el mundo crea que el Padre ha enviado a JESÚS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s