pueblo para Su Nombre

Estándar

“Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme. Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para Su Nombre. Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito: Después de esto volveré y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; y repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar, para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado Mi Nombre, dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos”. Hechos 15.13-18

 

El anhelo de Dios de tener un pueblo para sí es uno de los grandes mensajes en toda la Biblia. Dios escogiendo lo desechado del mundo para tomarlo como su preciado tesoro, su deleite.

Cuando Dios extiende este anhelo Suyo hacia los gentiles (aquellos que estaban fuera del pacto de Abraham) a través de la iglesia primitiva, esto causa una revolución y conflictos no pequeños entre los creyentes de ese tiempo, a tal grado que entre los apóstoles (hombres que caminaron con JESÚS), hubo diferencias muy fuertes. Uno de esos conflictos complicados fue la circuncisión: ¿deberían los gentiles que creían en JESÚS ser circuncidados como los judíos para ser salvos?

La respuesta para nuestro tiempo como cristianos puede parecer simple: la salvación es por fe no por obras, por gracia no por la ley. Sin embargo, si nos adentramos un poco al contexto de la iglesia primitiva veremos que era realmente un tema bastante complejo. Era complejo porque: ¿qué cosas de la ley judía debían permanecer como lineamientos para la iglesia y cuáles deberían ser desechados?

Pablo, un hombre llamado a predicar a los gentiles, cubre en sus cartas de una manera que solo el Espíritu podía inspirar, aspectos de la fe y la gracia que nunca antes se habían profundizado con tanto detalle. Pablo afirma que los creyentes debemos vivir por el Espíritu, trayendo a evidencia el fruto del Espíritu, y no vivir por la carne, haciendo morir toda obra de la carne (Gálatas 5.16-26).

Cuando tenemos oportunidad de leer la obra maravillosa del Espíritu a través de la iglesia primitiva narrada en el libro de Hechos, es sorprendente ver cómo Dios a través de Su Espíritu llega a confrontar tantas cosas que parecían tan firmes en la tradición judía, y lleva a la iglesia a un nivel tan sublime que solo a través de Su Espíritu sería posible no solo entenderles sino vivirles, porque el Espíritu no solo confronta nuestras obras sino también nuestras motivaciones, lo que hay en nuestro corazón.

Es por eso que al leer el Nuevo Testamento, la obra de JESÚS en la cruz se vuelve muchísimo muy preciada, porque nos revela nuestra incapacidad en lo humano de vivir alineados a Dios pero a la vez nos revela el poder en Su Espíritu de vivir como el pueblo para Su Nombre, sabiendo que Su Espíritu es quien nos llevará a vivir en una perspectiva que este mundo no conoce, una perspectiva eterna.

Dios guíe a Su iglesia a vivir en el Espíritu para que podamos reflejar a JESÚS realmente.

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s