cuando él hubo orado

Estándar

“Y quitó el Señor la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job. Y vinieron a él todos sus hermanos y todas sus hermanas, y todo los que antes habían conocido, y comieron con él pan en su casa, y se condolieron de él, y le consolaron de todo aquel mal que el Señor había traído sobre él; y cada uno de ellos le dio una pieza de dinero y un anillo de oro. Y bendijo el Señor el postrer estado de Job más que le primero;” Job 42.10-12a

 

La historia de Job tiene siempre una enseñanza para todos, especialmente para aquellos que en tiempos de aflicción se encuentran. Si atraviesas un tiempo de dificultad en salud, en tus emociones, en lo espiritual, con tu familia, o cualquier situación difícil, el libro de Job trae no solo aliento, sino también nos permite ser confrontados, aliviados, motivados.

La historia de Job, muy bien estructurada literariamente, contiene una serie de discursos entre Job y sus cuatro amigos después de que Job se encuentra en una situación tan difícil que él desea su muerte. Sus amigos, tratando quizá de ayudar, no traen más que más cargas emocionales y espirituales a Job ya que lo acusan de que todo ese mal que Job atraviesa es porque hay pecado en su corazón del cual no se ha arrepentido y apartado. El hombre justo descrito al principio, ahora acusado por sus amigos. Job intenta defenderse sin mucho éxito.

Uno solo de sus amigos, el más joven, trae una tercera opción, una opción que se centra en la soberanía y sabiduría de Dios.

Cuando Dios responde a Job, lo confronta, lo alienta, y lo restaura. Hubo algo que en esta ocasión pude identificar: Job fue restaurado hasta que oró por sus amigos (42.10). Dios pidiéndole primero a Job que liberara su alma de toda amargura que pudo haberse anidado en su corazón en ese tiempo de prueba: perdona, Job, pide a Mí por tus amigos.

Hay algo maravilloso de los tiempos de prueba y es que estos revelan lo que en nuestro corazón hay. Y esto no es malo, sino como respondemos a esa revelación. Es mejor saber que algo está mal en nuestra vida y corregirlo, que nunca saber (o ignorar) que algo está mal que terminará por arrastrarnos.

Los tiempos pueden ser difíciles, y quizá no vemos salida. Quizá has anhelado, como Job, la muerte y has orado a Dios para que tu vida sea concluida, pero Dios aún tiene el control. Dios aún está bajo control de todo, nada se le ha escapado de Sus manos. ÉL ES FIEL.

No ceses de orar, de buscar en intimidad el consejo, la presencia de Dios. Consuela tu alma en la presencia de tu Dios, quien busca guiarte en medio de este tiempo. Dios es un Dios cercano. Deja que tu corazón sea sanado. Deja que tu alma sea consolada. Deja que tu cuerpo sea sanado.

Dios sane a cada hijo suyo en este tiempo. Dios traiga verdadera sanidad a nuestras vidas.

Anuncios

Un comentario »

  1. La historia de Job es de mis favoritas a leer porque Dios le muestra mucho a Job, le hace ver su equivocada manera de pensar, y sabes yo me identifico en algo con Job cuando pase por momentos difíciles , Dios me hablo mucho en este libro, y me hizo volver mis ojos a Él…Y si los amigos no ayudaron a nada a Job lo llenaban de mas cargas, pero al fin de cuentas escucho la voz de Dios , es lo mejor que podemos hacer escucharlo y dejar que nos guie.. Dios siempre nos restaura y aunque en un momento difícil no veamos la salida la realidad es que si la hay porque Dios es nuestra ayuda en todo el tiempo.

    Dios siempre examina nuestro corazón, así que pidamos que nos revele aquello que debe ser quitado por Él en nuestra vida, y podamos ser sanados de corazón.

    El salmo 139 es de mis favoritos, Dios me ha hablado mucho en este salmo y se convirtió en una oración, te comparto algunos versículos:

    “Oh Señor, has examinado mi corazón y sabes todo acerca de mí. Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto;conoces mis pensamientos aun cuando me encuentro lejos…Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;pruébame y conoce los pensamientos que me inquietan.
    Señálame cualquier cosa en mí que te ofenda y guíame por el camino de la vida eterna.” —-Dios conoce todo lo que pensamos, sabe nuestras inquietudes, y es bueno reconocer lo que esta mal de nosotros , a veces no lo vemos pero cuando le pedimos que lo revele Dios lo hace ,y nos muestra lo que hacemos que a Él le ofende.

    Tu texto me hizo recordar como llego este salmo a mi vida, y me ha dejado pensandoooo y escribir de todo lo bueno que Dios le hace a nuestra vida 🙂 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s