camino en el desierto y ríos en la soledad

Estándar

“No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que Yo hago cosa nueva; pronto saldrá a la luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.” Isaías 43.18,19

 

Hoy celebramos 500 años del inicio del movimiento de Reforma Protestante. Un día como hoy pero de hace 500 años, en 1517, un hombre desafío uno los poderes más corruptos y dominantes de esa época. Ese hombre después sería por los siguientes años perseguido, difamado, y muchos buscarían su muerte.

La vida de hombres de fe como Martín Lutero nos invita a reflexionar las bendiciones con las que contamos hoy, y también nos llama a reflexionar sobre la historia y ver la mano de Dios a través de ella: en la historia personal, en la historia familiar, en la historia nacional, en la historia de iglesia.

¿Qué buscaba, no Lutero, pero Dios a través del movimiento de Reforma? ¿Qué busca Dios a través de lo que está haciendo en nuestra vida?

Tengo una fascinación personal por la historia, tengo un gusto especial por aprender de otros tiempos para entender nuestro tiempo actual. Es un hecho que los tiempos actuales son resultado de vidas en el pasado que no dejaron de luchar, que no se rindieron, de vidas que de manera directa o indirectamente nos bendicen hoy. Hoy es un buen día pare recordar esas vidas y honrar la memoria de tantos hombres que no negaron a Dios aun en los momentos más oscuros. Los tiempos de Lutero sí que eran tiempos de profunda oscuridad.

Cuando reflexiono al respecto, tengo la certeza que Dios trae tiempos nuevos de después de tiempos de gran oscuridad. Lo leemos en la Biblia, lo podemos confirmar en la historia. Porque solo en esos tiempos Dios puede mostrarnos Su gloria de una manera muy especial, donde toda la honra y gloria sea dada a Él.

Dios promete que Él hará cosa nueva que pronto saldrá a la luz. ¿Acaso podremos ignorarla? Y Él confirma: abriré camino ahí donde parece que no hay esperanza, habrá ríos ahí donde hay sequedad, donde hay tierra estéril, ahí donde hay soledad.

Este pasaje de Isaías 43 habla mucho a mi vida en este tiempo que atravieso en lo personal. Este versículo llegó a través de una gran amiga. Y ese versículo afirma que cuando todo se ve como si fuera un desierto (quizá es en tu fe, en tu familia, en tu relación con Dios, en tu iglesia local), ahí Dios abrirá camino.

Dios no nos ha abandonado y Él tiene propósito, Él tiene propósito. ¿Acaso podremos ignorarlo?

Anuncios

Un comentario »

  1. Este versículo me encanta porque también habla muchooo a mi vida brooo 😀
    Abrirá esos caminos en ti broo, tengo Fe de que eso sucederá y lo mas genial es que lo veré 😀 😀
    sabes siempre hay ríos donde estén eso desiertos en cada uno de nosotros, y creo que Dios nos habló en este versículo a ambos por un propósito, y aunque no atravesemos la misma situación, a ambos nos anima y nos hace ver que vienen cosas de bien para nosotros broo 🙂 eso me llena d gozo…

    Me encanta tu texto porque me anima bastante, y me hace reflexionar muchooo
    Pd. ya extrañaba leerte 😛 y ese canto wow me encanta!!!!! lo escuche con Evan Craft hace mucho en español 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.