¿tú qué dices?

Estándar

“Jesús regresó al monte de los Olivos, pero muy temprano a la mañana siguiente, estaba de vuelta en el templo. Pronto se juntó una multitud, y él se sentó a enseñarles. Mientras hablaba, los maestros de la ley religiosa y los fariseos le llevaron a una mujer que había sido sorprendida en el acto de adulterio; la pusieron en medio de la multitud.

«Maestro —le dijeron a Jesús—, esta mujer fue sorprendida en el acto de adulterio. La ley de Moisés manda apedrearla; ¿tú qué dices?».

Intentaban tenderle una trampa para que dijera algo que pudieran usar en su contra, pero Jesús se inclinó y escribió con el dedo en el polvo. Como ellos seguían exigiéndole una respuesta, él se incorporó nuevamente y les dijo: «¡Muy bien, pero el que nunca haya pecado que tire la primera piedra!». Luego volvió a inclinarse y siguió escribiendo en el polvo.

Al oír eso, los acusadores se fueron retirando uno tras otro, comenzando por los de más edad, hasta que quedaron solo Jesús y la mujer en medio de la multitud. Entonces Jesús se incorporó de nuevo y le dijo a la mujer:

—¿Dónde están los que te acusaban? ¿Ni uno de ellos te condenó?

—Ni uno, Señor —dijo ella.

—Yo tampoco —le dijo Jesús—. Vete y no peques más.” Juan 8.1-11

 

Hay ocasiones en los que una porción de la Biblia se queda con uno por semanas, aún años, y aún toda la vida. La Palabra es viva.

En esta ocasión, en mi mente se ha quedado ese pasaje cuando la mujer adúltera es traída a JESÚS para ser apedreada. Compartía la semana pasada cómo Dios nos recuerda que no debemos temer a los acusadores, Él es nuestro abogado.

Dios me ha permitido meditar en aquellos que trajeron a la mujer, aquellos que traían consigo piedras, listos para lanzarlas, aquellos que moralmente se sienten superiores.

Hay una tendencia humana de ver al otro como inferior a nosotros. Hay una tendencia malvada  por rechazar, por señalar, por juzgar. Pareciera cada vez que, en lo personal, cuando juzgo al otro, yo me siento moralmente mejor, como si mi estatura moral creciera.

¿Traemos piedras listas con nosotros para lanzar a otros? ¿Nos hemos convertido en acusadores de otros?

De las cosas extraordinarias de las enseñanzas de JESÚS, es ver cómo Él se movía en un Espíritu diferente al del mundo, a la tendencia natural de los humanos, Él se mueve en el Espíritu y nos manda: como ha sido hecho contigo, así haz a los demás. Perdona. Extiende gracia y misericordia. Aún a tus enemigos, a los que te persiguen, a los que buscan tu muerte.

“¿Tú que dices?”, le preguntan con una motivación malvada los religiosos y fariseos a JESÚS. ¡Oh, cuando usamos la Palabra de Dios en contra del mismo Espíritu de Dios! Para satisfacer nuestro ego moral, para alimentar esa tendencia a sentirnos “mejores”, más “perfectos”, más “santos”.

El Espíritu de humildad nos mueve a ver a otros de una manera diferente, como superiores a nosotros y no lo contrario. El Espíritu de gracia y misericordia nos lleva a extender perdón, nos lleva a amar, nos lleva a ver a otros como personas reales.

Cada que vez que estés listo para lanzar una piedra, suéltala, no la lances. Que esas piedras que traemos con nosotros sean soltadas. Que en humildad y arrepentimiento busquemos el perdón de Dios, porque el espíritu de religiosidad, de superioridad, es quien busca justificarnos por nosotros mismos delante de un Dios Santo.

Anuncios

»

  1. Wow gracias en verdad por este texto, hoy me es la continuacion de como m sentía la semana pasada y como me siento hoy con mejor actitud :)….. Brooo es vdd no debemos sentirnos superiores a otros, y este texto me dio la respuesta de lo que les platiqué en la mañana, debo ser humilde y tener perdon en mi corazón asi q si pedire perdón y haré la voluntad de Dios , no juzgando a nadie, y no por una acusacion debo creer q soy mejor al contrario no soy mejor q mis acusadores y que nadie. …….mil gracias por hacerme entender muchooo

  2. Me gusta mucho lo que escribes… de hecho, resume una idea que he traído en mi corazón conmigo los últimos años.

    De alguna forma he llegado a convencerme de que si nos damos el tiempo de apreciar la belleza de la humanidad con la que Dios ha creado a cada persona, no podemos más que maravillarnos. La sociedad (secular y religiosa) se ha empecinado en hacernos creer que nuestro valor es un asunto cambiante, que depende de nuestra conducta y nuestros logros; lo cierto es que no es así.
    Nuestros actos no nos hacen más dignos o menos dignos. Somos,de una bella manera, incapaces de influir en el amor eterno de Dios por nosotros.

    Como bien dices: “Pareciera cada vez que, en lo personal, cuando juzgo al otro, yo me siento moralmente mejor, como si mi estatura moral creciera”. Cada vez que lo hacemos, es como si las despojáramos de su humanidad para poder tratarlas como “caricaturas”. Después de todo, quién en su sano juicio se atrevería a ridiculizar, juzgar, o insultar a aun ser humano a quien Dios hizo a su semejanza. Desdeñar “caricaturas” es más fácil, sólo basta etiquetarlas y referirnos a ellas como la “enojona”, la “egoísta”, la “grosera”… la “pecadora”.

    Que Dios nos de la gracia de tratar a las personas como personas, y no como caricaturas; y honrarlas con la dignidad con la que Dios nos ha revestido a todos nosotros por igual.

    Gracias por tomarte el tiempo de escribir, como aficionado a la literatura, y sobre todo amante de la Biblia, se que las palabras que escribimos son la parte más “real” de nosotros, y muchas veces pasan desapercibidas por los hombres, pero nunca para Dios.

    • heeey! (: muchas gracias por su mensaje! me ha dibujado una sonrisa! (: Agradezco en vdd su tiempo en leer mi blog y sobretodo el compartir sus pensamientos! (: me agradó mucho este parte de su comentario: “Que Dios nos de la gracia de tratar a las personas como personas, y no como caricaturas; y honrarlas con la dignidad con la que Dios nos ha revestido a todos nosotros por igual.”
      Un abrazooooo! (:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s