Archivo de la etiqueta: fotos

TÍBET: Los humillados huyen del cielo

Estándar
Fotos por: Manuel Bauer
Suiza – Agencia Lookat
Tras la invasión del Tíbet en 1949, el ejército chino de liberación popular se ha dedicado a destruir a la civilización tibetana. A principios de 1996, el gobierno chino declara que ha que “luchar hasta la muerte” contra el Dalai Lama. En abril prohíbe sus retratos en los conventos tibetanos. Muchos religiosos se oponen, el ejército lo impone. Pekín reacciona con dureza cuando el XVII Karmapa, que creían favorable al gobierno chino, se exilia en la India. Se allanan moradas para prohibir la exposición de retratos del Dalai Lama. Para muchos tibetanos, relegados a l último de la escala social, la huida es la única esperanza.
Foto17. Lhasa. Peregrinos se acercan al templo de Jokhang siguiendo las huellas (mancilladas, hoy día, por el cemento) de su pasado espiritual, bajo la mirada de unos 60 mil soldados chinos acantonados en Lhasa. Marzo 1995.
Foto18. Tíbet, Palung. Desde la parte más alta del glaciar de Gyabra se percibe el puerto de montaña Nangpa, la frontera con Nepal. Abril 1995.
Las fotos pueden ser consultadas en la colección “Fotos de mi blog”
Anuncios

GIBRALTAR: La parte delgada de la cuerda

Estándar

Fotos por: Roger Werhli

Suiza – Agencia Lookat

 

Al sudoeste de Europa, apenas 14 kilómetros separan al primer mundo del tercero. Para muchos hombres y mujeres de Marruecos y de África del Norte, el estrecho de Gibraltar es sinónimo de un paso hacia un mundo supuestamente mejor. La pobreza, la situación económica y política sin perspectivas en sus países de origen y las ideas preconcebidas sobre Europa alientan a emigrar. Arriesgando su vida, hacen la travesía de noche en pequeños botes. Los contrabandistas marroquíes no tienen escrúpulos, la costa está llena de arrecifes y la guardia civil está omnipresente.

 

Foto15. Algeciras, España. “Moros fuera de España”, una inscripción racista contra los inmigrantes del norte de África en el umbral de Europa. Junio 2000.

 

Foto16. Playa de Tarifa, España. Huella probable de un inmigrante clandestino que ha llegado a Europa, o ha muerto durante la travesía por el estrecho de Gibraltar. Julio 2000.

 

Las fotos pueden ser consultadas en la colección “Fotos de mi blog”

EX YUGOSLAVIA: Caín, misiles, metrallas

Estándar

 

Fotos por: Joachim Ladefoged

Dinamarca – Agencia Mágnum

 

Miles de serbios huyen de Kosovo. La OTAN les asegura que no deben temer por sus vidas y les exhorta a quedarse. Los serbios se percatan de que están amenazados, pero consideran seguro el norte de la ciudad de Mitrovica. Hasta la fecha, se niegan a que los albaneses se establezcan ahí. Han creado así una nueva frontera que divide la ciudad en dos partes celosamente vigiladas por las tropas de la OTAN. Éstas tratan de establecer zonas de seguridad para la población serbia y para la albanesa, autorizando a ciertos albaneses a regresar a sus casas que se encuentran del lado serbio y que son custodiadas por soldados de la OTAN.

 

Foto13. Kosovska – Mitrivica, Kosovo. Soldados franceses de la OTAN protegen a un chico serbio que regresa de la escuela. Junio 2000.

 

Foto14. Qafa e Prushit, en la frontera Kosovo-Albañal. Una mujer mayor, refugiada Kosovo-albanesa, es ayudada por sus parientes a caminar los últimos 200 metros que la separan de la escuela situada a la frontera de Qafa e Prushit. Tan sólo se accede a pie a esa frontera. Abril 1999.

 

 

Las fotos pueden ser consultadas en la colección “Fotos de mi blog”

 

AL SUR DE ÁFRICA: El dolor pinta de negro

Estándar

 

 Fotos por: Jodi Bieber

Sudáfrica – Agencia Network y Lookat

 

Desde las primeras elecciones democráticas en 1994 en Sudáfrica, el número de inmigrantes ilegales ha aumentado rápidamente. Ante la imposibilidad de vigilar las fronteras de este inmenso país, el departamento del interior, ayudado por la policía nacional, expulsa anualmente unos 180 mil ilegales. Sin embargo, el servicio de inmigración cuenta apenas con 300 empleados; el país carece de fuerzas policiales y la corrupción irrumpe por doquier. Este proyecto fue realizado en uno de los trenes en los que los mozambiqueños regresan a sus casas, después de las inundaciones del 2000.

 

Foto11. Shafkop, Sudáfrica. Un comandante que acompaña a los repatriados les ordena mantener la cabeza entre las rodillas, para evitar la fuga. Marzo 2000.

 

Foto12. Hillbrow, Johannesburgo, Sudáfrica. Operación Crackdown. En un bar, un policía arresta y registra a un hombre. Muchos inmigrantes procedentes de otros países africanos viven en el barrio de Hillbrow, conocido también por el tráfico de droga y la prostitución. Febrero 2000.

 

 

Las fotos pueden ser consultadas en la colección “Fotos de mi blog”

 

NORTE DE MÉXICO: Morir a la orilla del imperio

Estándar

Fotos por: Julián Cardona

México – Día Siete

 

No existe en el mundo otra frontera que separe tan drásticamente a los ricos de los pobres. En Juárez, en el norte de México, cada tres minutos se fabrica una televisión, y una computadora cada siete segundos. La zona produce la mayoría de los accesorios eléctricos para autos. Pero 40 por ciento de la población – buena parte de ella flotante – vive en la pobreza. En las regiones rurales de México, la miseria hace que cada vez haya más campesinos en el comercio de la droga. Muchos huyen hacia Estados Unidos, pasando por otros puntos también, como Agua Prieta, en la frontera con Douglas, Arizona. Unos 250 inmigrantes mueren cada año asesinados, ahogados o por sed en su camino hacia el norte.

 

Foto9.  Arizona, EU. Un inmigrante hace la señal de la victoria al abordar un autobús que lo llevará al centro de detención de la patrulla fronteriza. Mayo 2000.

 

Foto10.  Ciudad Juárez, México. Paula Flores, tercera a la derecha, su hija Alicia González, Gloria Holguín, Felipe Nava, Guillermina González y Gaspar Holguín, en el lugar del hallazgo de Liliana Holguín de Santiago. Junio 2000.

 

SUIZA: La solidaridad tiene sus límites

Estándar

 

Fotos por: Meinrad Schade

Suiza – Fotógrafo para el ST Galler Tagblatt

 

El conflicto de Kosovo representó para Suiza un reto en materia de política de asilo. En 1998, 41 mil 302 personas le solicitaron asilo. En el peor momento, la población de Suiza se mostró inmediatamente solidaria. Poco después, tan sólo se preocupaba por saber si los refugiados regresarían voluntariamente a sus hogares. La inquietud fue suplantada por una sensación de alivio. No se esperaban repatriaciones  tan numerosas. El gobierno suizo considera su gestión de la crisis – en donde acogió a 53 mil desplazados de la guerra y entabló un programa de ayuda humanitaria – como un éxito de su política humanitaria.

 

Foto7. Moreggi/Pedinate, cerca de Chiasso, Suiza. “S 75B” es el punto más al sur de Suiza. Noviembre de 1999.

 

Foto8. Mollis/Näfels, Suiza. A la entrada de un refugio subterráneo del ejército suizo, convertido en albergue provisional para refugiados, los nombres de los recién llegados han sido colocados sobre unos tablones de los ferrocarriles suizos. Enero 1999.

CAMPOS PALESTINOS: Prisioneros en su tierra

Estándar

 

Fotos por: Randa Shaath

Estados Unidos – Agencia Lookat

 

Al ser proclamado, el Estado de Israel ocupaba 78 por ciento del territorio palestino. Un pueblo entero se dispersa, 750 mil personas son privadas de sus raíces. Estos palestinos se convierten en refugiados en su propio país y en los árabes vecinos. Actualmente, más de un millón de refugiados palestinos viven en campos en Gaza, Jordania, Siria y el Líbano. En 1967, Israel ataca de nuevo a Palestina y ocupa el resto del país, el Sinaí Egipcio y las alturas del Golan Sirio, desalojando a 410 mil palestinos. Mil 200 soldados israelíes protegen a 400 colonos en Hebrón, donde más de 4 mil palestinos viven sin protección.

 

Foto5. Gaza, Palestina. Trabajadores palestinos al regresar de Cisjordania. Todos los palestinos, excepto los VIP, deben atravesar el túnel en el puesto de control de Erez. Unos 40 mil habitantes de Gaza que trabajan en Israel son controlados a diario en este punto. Mayo 2000.

 

Foto6. Belén, Palestina. Puesto de control. Los palestinos pueden cruzarlo solamente con el permiso de las fuerzas militares israelíes. Septiembre 2000.

 

Las fotos pueden ser consultadas en la colección “Fotos de mi blog”

CHINATOWN: La gran marcha… pero sin Mao

Estándar

Fotos por: Thomas Kern

Suiza – Fundador de la agencia Lookat 

San Francisco alberga a la más antigua comunidad China de Estados Unidos, el grupo étnico más grande y de más rápido crecimiento de la ciudad. De acuerdo a los pronósticos, hacia el 2017 los asiáticos habrán superado, en cantidad, a los blancos. Los chinos de San Francisco forman una comunidad dinámica y a veces dividida. Comprende inmigrantes recientes de Hong Kong y también a sino-americanos que ya no hablan la lengua de sus antepasados. Hay gente pobre que vive en las casas exiguas de Chintown y yuppies chinos que han adquirido casas, por varios millones, en las urbanizaciones al oeste y al sur de la ciudad. 

Foto3. Grant Street, San Francisco. Desfile para celebrar el “Double Tenth National Day” de Taiwán en Chinatown. Octubre 2000. 

Foto4. Chinatown, San Francisco. Jugando al “Mah-Jongg” en un sótano de Chinatown. La necesidad de elevar muros, para así retraerse (es estrategia del juego), es una característica del alma China. Octubre 2000.

 Puede consultar las fotos en la colección “Fotos de mi blog”

TRANSNISTRIA: El malogrado parto de un Estado

Estándar

Fotos por: Valeri Nistratov

Rusia- Agencia Austriaca Eastern Network

 

Después del colapso de la Unión Soviética, el 2 de septiembre de 1990, el parlamento local de Transnistria se proclamó un nuevo Estado. Kichinev, la capital Moldavia oficial y la comunidad internacional consideraron la resolución como anticonstitucional. El conflicto condujo a medidas militares. En 1991, los desórdenes continúan y la guerra estalla en marzo de 1992. El conflicto armado termina con la intervención del decimocuarto regimiento ruso acantonado sobre el territorio de la república de Transnistria, garante del mantenimiento de la paz sobre el nuevo territorio nacional.

 

 

 

Foto1. Cerca de Tiraspol, República de Transnistria. Una gran cantidad de bombas y de armas de fuego se encuentran en un depósito ruso de municiones construido después de la Segunda Guerra Mundial. Este tipo de arsenal, en plena zona agrícola, representa una peligrosa fuente de conflictos. Mayo 2000.

 

 

 

 

Foto2. Aldea de Buchushka, Moldavia. Jóvenes contrabandistas descargan un barco con viejos pedazos de metal. Mayo 2000.

 Puede consultar las fotos en la colección “Fotos de mi blog”

 

 

Más allá de la frontera

Estándar

Presentación

Más allá de la frontera

Colección fotográfica

 

“La idea de un mundo sin fronteras parece, cada minuto, más inalcanzable. Hartos de guerras, sumidos en una globalización que privilegia el comercio y olvida a los hombres, los gobiernos defienden límites territoriales y hacen más profunda la herida de la desigualdad. La violencia y el dolor, la muerte y las humillaciones, han hecho, de esta cicatriz abierta, la vergüenza que el siglo XXI no puede ocultar, porque no encuentra penicilina en la política. Y es así que millones por todo el mundo quedan atrapados sin destino, sin suerte ni horizonte.” *

 

* Texto publicado <Revista “Día Siete”, Año 2, Número 95, publicación semanal>

 

_______

 

 

“La frontera es el lugar donde se enfrenta la soberanía de un Estado y la libertad individual. Una frontera es también el lugar donde se entrelazan la legalidad y la ilegalidad. Miles de seres humanos en los países más desfavorecidos deciden un día emigrar, con la expectativa de vivir un día mejor. Solamente algunos elegidos llegan a la tierra prometida. Muchos de ellos se pierden en el camino. La mayoría de ellos son detenidos antes de llegar a su meta.

“La exposición “Más allá de las fronteras” nos habla de hombres y de mujeres, de jóvenes, de viejos, de madres, padres, hijos y abuelos, nos habla de los destinos humanos. Nos lleva a los cuatro puntos cardinales del globo, donde los extremos se enfrentan: abundancia y miseria, integración y exclusión, interior y exterior.

“Pero también nos lleva a los cuatro puntos cardinales de cada ser humano, a los confines más secretos de sus sueños y sus realidades, de su pasado y su futuro, a la fuente donde nace la desesperanza y donde muere la esperanza… y, a veces, también es el límite donde el individuo se enfrenta al abandono total, al abandono de sus seres queridos, su hogar, su etnia, su creencia, encontrándose despojado de su identidad, en este cruce, donde vida y muerte se dan la mano.

“Es una exposición que nos invita a pararnos un momento, a reflexionar y pasar las fronteras que llevamos dentro de nosotros.”

 

* Texto publicado <Por: Marcus Kaiser embajador de Suiza en México. Revista “Día Siete”, Año 2, Número 95, publicación semanal>

 

_____________

 

“Empacar la historia misma en una maleta, y añadirle los recuerdos de vida, se convierten en hábitos comunes en sociedades donde sus límites son tan frecuentes que superar los físicos suelen ser los primeros.

“Una frontera sólo se convierte en el reto a vencer para añadirle la sazón a los sueños cultivados por años en una cultura que, víctima de sus ineficientes sistemas políticos, culmina su ideal en las generaciones presentes y las siguientes. Sueños que, siendo un mal tan necesario, sostienen vidas, familias, sociedades, países enteros. Fronteras, fuerzas armadas en los límites territoriales, caza de indocumentados, obstáculos naturales, muros fronterizos, nada es impedimento para la realización de un sueño, sólo el miedo de no cumplirlo.

“‘Más allá de la frontera’… es el inicio de la lucha, cuyo precio es la pérdida de uno mismo, y la ganancia- si es que la hay- es la satisfacción del deber cumplido. ‘Más allá de la frontera’ se convierte en una colección que refleja verdaderas historias de grupo que atomizadas son grandes historias individuales.

“Hay una reflexión y una enseñanza al final. Antes, le invito a que se advierta, con esta colección, de que los límites físicos se superan si la fuerza de un ideal ha sido cultivada con el pasado de los años, con el paso de los sucesos de vida, con la permanencia de un propósito.”*

 

 

* Texto sin editar <Por: Jacob Pintle>