¡el mismo SEÑOR que me rescató!

“—No se preocupe por este filisteo —le dijo David a Saúl—. ¡Yo iré a pelear contra él! —¡No seas ridículo! —respondió Saúl—. ¡No hay forma de que tú puedas pelear contra ese filisteo y ganarle! Eres tan solo un muchacho, y él ha sido un hombre de guerra desde su juventud. Pero David insistió: —He estado cuidando las ovejas y las cabras de mi padre. … Continúa leyendo ¡el mismo SEÑOR que me rescató!

se aferró con firmeza

“Pero Noemí respondió: —¿Por qué habrían de continuar conmigo? ¿Acaso puedo tener más hijos que crezcan y sean sus esposos? No, hijas mías, regresen a la casa de sus padres, porque ya soy demasiado vieja para volverme a casar. Aunque fuera posible, y me casara esta misma noche y tuviera hijos varones, entonces, ¿qué? ¿Esperarían ustedes hasta que ellos crecieran y se negarían a casarse … Continúa leyendo se aferró con firmeza

¿no te da esperanza tu vida de integridad?

“Antes alentabas a mucha gente     y fortalecías a los débiles. Tus palabras daban apoyo a los que caían;     animabas a los de rodillas temblorosas. Sin embargo, ahora que las desgracias te acosan, te desanimas;     te llenas de miedo cuando te afectan a ti. ¿No te da confianza tu reverencia a Dios?     ¿No te da esperanza tu vida de integridad?” Job 4.3-6 … Continúa leyendo ¿no te da esperanza tu vida de integridad?

lloraste delante de Mí, arrepentido

Vayan a ver al rey de Judá, quien los envió a buscar al Señor, y díganle: “Esto dice el Señor, Dios de Israel, acerca del mensaje que acabas de escuchar: ‘Estabas apenado y te humillaste ante el Señor al oír lo que yo pronuncié contra esta ciudad y sus habitantes, que esta tierra sería maldita y quedaría desolada. Rasgaste tu ropa en señal de desesperación … Continúa leyendo lloraste delante de Mí, arrepentido

porque cuando soy débil

“Y me ha dicho: Bástate Mi gracia; porque Mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte” 2 Corintios … Continúa leyendo porque cuando soy débil

este espectáculo

“Entonces JESÚS, clamando a gran voz, dijo: Padre, en Tus manos encomiendo Mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró. Cuando el centurión vio lo que había acontecido, dio gloria a Dios, diciendo: Verdaderamente este hombre era justo. Y toda la multitud de los que estaban presentes en este espectáculo, viendo lo había acontecido, se volvían golpeándose el pecho. Pero todos Sus conocidos, y las mujeres … Continúa leyendo este espectáculo