Archivo de la etiqueta: grano

si el grano de trigo no cae y muere

Estándar

“JESÚS respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado. De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. Si alguno me sirve, sígame; y donde Yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.” Juan 12.23-26

 

Cuando podemos ver el rostro detrás de un “problema”, las circunstancias dejan de ser un “problema” y se vuelven una causa. Cuando dejamos de ver simplemente las estadísticas, y en cada número vemos una vida, una vida que vale profundamente ante Dios, esa estadística deja de ser sólo números y se convierten en un sentido, en un propósito. Cuando dejamos de ver como simples “problemas” a los inmigrantes de América Latina, a los refugiados en Europa, a las mujeres asesinadas en todo México, a las mujeres y niños traficados como esclavos sexuales, a los indígenas despojados de sus tierras, a las personas de color siendo discriminadas, a los homosexuales siendo estigmatizados y rechazados, cuando les ponemos un rostro, y un nombre, y una vida, dejan de convertirse en “problemas” y se vuelven reales, no algo conceptual o estadístico, sino alguien con valor.

JESÚS es, sin duda, quien vino a romper esas barreras entre lo conceptual y los verdaderos rostros, entre el enfermo que era separado para no contagiar, y la persona que era tocada por JESÚS para sanarle, entre la mujer samaritana que era indigna de acercarse al templo, y la mujer a la que se le reveló la adoración que busca el Padre, entre el endemoniado a quienes todos huían, y entre el hombre que predicó en toda una aldea, entre los simples e ignorantes pescadores, y los valientes que fueron instrumentos para edificar la primera iglesia.

JESÚS vino a romper esas barreras religiosas que eran construidas como muros para diferenciar, para discriminar, para humillar. Barreras religiosas construidas sobre supuestos principios bíblicos, pero que JESÚS vino a revelar la verdadera motivación detrás de esas barreras: religiosidad, un sentido de superioridad.

Mientras leía los primeros versículos del libro de Esdras, una duda surgió en mí. En Esdras 1.1 dice que “despertó el Señor el espíritu de Ciro rey de Persia”. La duda era: ¿cómo es que Dios pudo despertar el espíritu de un rey gentil (que no pertenecía al pueblo de Dios) y no despertó el espíritu de los sacerdotes que crucificaron a JESÚS? Y la duda se volvía más personal: ¿por qué Dios despertó el espíritu de un rey gentil y no el espíritu de los líderes cristianos de este tiempo para poder ver la gran tragedia en la iglesia que se ha evidenciado a través de nuestra actitud y rechazo hacia las personas LGBT? No era un reclamo a Dios, era un anhelo por entender más Sus propósitos.

Y la respuesta de Dios fue compleja en su profundidad: porque era y es necesario. Era necesario que el rey de Persia fuera despertado para que se cumpliese la Palabra de Dios dada al profeta Jeremías; era necesario que los sacerdotes rechazaran a JESÚS como el Mesías para que se cumpliese la Palabra de Dios manifestada a través de toda la Biblia, era necesario que JESÚS muriera para que trajera fruto, un fruto que sigue siendo cosechado hasta nuestros días.

Es necesario que si queremos que haya fruto, la semilla tiene que caer al suelo y morir. Morir a nuestros deseos, a nuestros anhelos, a nuestros sueños, para que el fruto eterno de Sus deseos, Sus anhelos, Sus sueños, Sus propósitos sean desarrollados en nuestra vida.

No hablo de permitir la injusticia, pero sí de comenzar a ver los rostros detrás de cada “problema” y permitir que Dios nos muestre qué es necesario desde Su perspectiva y realidad.

Dios despierte a sus hijos a Su verdad porque el mundo clama, porque Su Palabra lo promete (Joel 2.28,29).

Anuncios

porque si callas

Estándar

“Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; más tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?” Ester 4.14

 

Durante estos seis meses, y probablemente ya casi un año, de que inicié este proceso en mi iglesia por ser gay, han venido a mí preguntas acerca de si este era el tiempo correcto o debí esperar más. Solo una persona, mi mejor amiga, ha estado de cerca todos estos años y en más de una ocasión hace algunos años le comentaba a ella, y lo platicaba con Dios, que quería hablar con mi pastor y con mis líderes sobre mi sexualidad, sin embargo, la respuesta de Dios era: espera.

Durante esos años cuando me encontraba con fuertes dudas si estaba honrado a Dios y honrado a mis líderes, hubo un tiempo en que quería dejar el grupo de alabanza por la presión que sentía por sentirme indigno e incapaz de servir en la iglesia, sin embargo, Dios me dio una respuesta que recuerdo continuamente: tú estás ahí por Mí, no por ti, no por tus líderes. Y recordaba continuamente cómo es que Dios me abrió puertas para que sirviera en el grupo de alabanza, fue completamente de Él, literalmente yo no hice nada más que creerle y dar el paso en fe. No era ni bueno en la música, nunca había tenido experiencia en grupos de alabanza, y tenía tremendos nervios por estar enfrente de la gente y mucho más cantando, algo que nunca había hecho antes. Imagina ahora que representó para mí un chico gay (considerado indigno por la iglesia) siendo guiado por Dios a servirle en la alabanza. El problema es que en más de una ocasión yo me sentía no solo incapaz sino también indigno de estar ahí.

Dios ha sido tremendamente bueno.

Este domingo, mientras daban los avisos en el servicio en la iglesia, hubo una palabra que estaba en uno de los anuncios, esta palabra era Ester 4.14. Al leerle descubrí algo hermoso: Dios le dice a Ester que vendrían tiempos de respiro y liberación para los judíos, aunque ella respondiera o no a Dios. Lo maravilloso de este texto es que Dios anhelaba profundamente ese respiro y esa liberación para Su pueblo, y estaba en Su corazón, en Su voluntad. Me encanta el amor de Dios por Su pueblo.

Me imagino a Ester, temerosa, sin saber que hacer por la gran destrucción que viene al pueblo judío, y de pronto Dios, a través de Mardoqueo, primo de Ester, le dice: la voluntad de Dios es salvar a los judíos, y aún si tú no hablas, Su voluntad será hecha.

Yo me sentí muy identificado con Ester en ese texto. La voluntad de Dios era que en este tiempo yo hablara a mi pastor sobre mi sexualidad. Y no es que el tema de mi sexualidad sea lo importante, de hecho, en más de una ocasión yo le comentaba a mi pastor que eso era secundario, lo que sentía de parte de Dios que es importante es cómo la iglesia se ha movido más por prejuicios, conceptos y entendimiento humano que por la voluntad de Dios, no solo en este tema de la homosexualidad, sino en otros temas a lo largo de la historia. Y Dios está llamando a Su iglesia a tiempo de arrepentimiento, de romper paradigmas viejos y de hombres, a moverse a niveles mayores de fe donde la guía de Su Espíritu será primordial. ¡Qué tremendo amor tiene Dios por Su iglesia!

Al leer este texto de Ester, sentía como Dios me decía: hubieras o no hablado, Yo tengo este deseo (dolor) en mi corazón por Mi iglesia. Yo solo fui el mensajero, no el mensaje. Y siento en estos días que Dios me ha estado confirmando que el mensaje ha sido dado. Que es el tiempo, y es Su voluntad. Que no hay nada que temer. Porque Su Palabra nunca vuelve vacía, porque si el grano de trigo no cae a la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto (Juan 12.24).