Archivo de la etiqueta: jacob

todos mis nombres :)

Estándar

No estoy seguro si es porque mis nombres son poco comunes, o porque son difíciles, o por la connotación bíblica del segundo de ellos. En los últimos años las personas me han ayudado a coleccionar nombres. Aquí la lista y sigue creciendo 🙂

  • Pedro
  • Pedro Jacob
  • Jacob
  • Jajob
  • Jaboc
  • Jabob
  • Jabón
  • Jacobo
  • Ja
  • Jason
  • Jake
  • Jack
  • Jacobito
  • Jacobin (suena como a duende de Blanca Nieves)
  • Jacob Just McArthur Callamand (nombre de la familia real)
  • JacJac
  • José
  • Job
  • Josué
  • Israel
  • Salomón
  • Pete Pan
  • Peter Pan
  • Perico
  • Peter Jacob
  • Peter Wow
  • Pedro Jabón
  • Yeicobit
  • Yeicob
  • Yicob
  • Yakov
  • Mateo
  • Moisés
  • Arturo
  • Clark Kent (bueno este me lo puse yo)
  • Barry Allen (también me lo puse yo)
  • Clarky
  • Jacsh
Anuncios

mi sexualidad no me define

Estándar

Texto originalmente publicado el 31 de marzo de 2015

“¿Cuándo una sociedad gozará de plenitud de derechos para todos sus miembros? ¿Cuándo podremos alzar la bandera de la inclusión y el respeto a toda característica que define una identidad sana? ¿Cuándo leeremos esas luchas y batallas y guerras por la búsqueda derechos como una narración histórica que añade gozo por sabernos respetados todos?”

La lucha por la búsqueda de derechos se vuelve una batalla, incluso una guerra, que puede extenderse por generaciones. Estas batallas, estas guerras, luchan por el establecimiento de principios que permitan que todas las personas que se desarrollan en una sociedad puedan crecer en ambientes sanamente construidos y mantenidos con un fuerte reconocimiento y respeto a las diferencias de cada persona, diferencias que siendo intrínsecas obedecen a cuestiones de un diseño y propósito Superior para nada malo sino que ayudan a la construcción de una identidad tanto individual como de grupo.

La búsqueda de la definición y el establecimiento de derechos para grupos específicos se extiende por generaciones debido a que aspectos tanto culturales, sociales, políticos y religiosos llegan a influenciar de manera muy fuerte toda esa construcción de derechos, influencia que puede convertirse en un motor o en un freno para esa búsqueda. Hay derechos cuyo establecimiento es mucho más inmediato por la obviedad de determinas características de las que gozan las mayorías, sin embargo hay derechos que son negados por siglos a través de la falta definición de ellos o porque aun ciertas características de ciertos grupos vulnerables son penalizadas porque no encuadran en lo cultural, lo social, lo político o lo religioso, considerando como hecho que esas características vienen determinadas como parte de ese diseño y propósito Superior.

Algunas luchas ya ganadas se vuelven una narración histórica en nuestros centros educativos o como parte de la conciencia social que se alimenta por la narración generacional. Para algunas personas esas narraciones se vuelven un mero ejercicio para recordar que lo que hoy gozamos es el resultado de un esfuerzo de nuestros antepasados; tal es el caso de los derechos de las mujeres, la abolición de la esclavitud, los derechos para gente de color, los derechos para discapacitados, los derechos indígenas, o los derechos de inmigrantes, todos ellos aun con asignaturas pendientes. Para otras personas esas narraciones son más que un ejercicio mental, se vuelven una inspiración para creer que toda lucha, en cuyos fundamentos hay principios muy honestos, llega a transformar una sociedad entera y construye sociedades mucho más sanas para nosotros, para nuestros hijos y las generaciones que han de vivir.

Al descubrir esas narraciones, pocos, muy pocos de nosotros, consideran en su niñez, aun en su adolescencia, que un llamado social está a la puerta de nuestra vida para emprender esa búsqueda de derechos, ya sea porque esos derechos aúnan una mejor vida para nosotros mismos o porque un ser querido, el cual pudo haber ya sido asesinado por la negación de derechos, se vería soportado. Esta última razón explica porqué en la búsqueda derechos para las mujeres, hubo hombres detrás luchando también, porqué en la búsqueda de la abolición de la esclavitud, hubo hombres y mujeres libres que iniciaron y continuaron esas luchas, porqué en la lucha por los derechos de discapacitados, hubo hombres sin ninguna limitación que emprendieron un esfuerzo loable. Porque sea una razón o la otra, la búsqueda de derechos por beneficio personal o la búsqueda derechos para un ser querido, en ambos casos había una firme convicción de que una mejor sociedad era posible.

En mi caso específico esa búsqueda derechos estaba en mi mente desde la niñez pero esa búsqueda era encaminada hacia los derechos de grupos vulnerables de los cuales mi inocencia descubría que le rodeaban. Mujeres ultrajadas, expatriados por movimientos armados en Europa del este, niños abandonados, las difíciles historias de las personas en los países en África. Mi infancia era despertada continuamente por saber que allá afuera, más allá de mis límites, había gente con nombre que moría por las injusticias que un mundo caído propicia. Esa búsqueda era, a pesar de que existía, un simple ideal que se alimentaba de sueños infantiles basados en el sueño de un mundo mucho más justos y digno.

Al pasar de los años mi vida fue confrontada por una realidad que no sólo estaba más allá de mis límites, sino que era una realidad que yo vivía, y vivía con profundo dolor: mi sexualidad. Justo en esa confrontación en mi adolescencia, justo en ese tiempo de muchos cambios, también mi vida fue consolada al ser rendida a mi Gran Rey. Hoy puedo entender que no era una coincidencia de la confrontación y el consuelo, sino era un propósito muy planeado por Aquel que me había encontrado y amado.

El descubrimiento de mi sexualidad trajo consigo años enteros de muchas luchas internas, luchas que fueron acompañadas día a día por la presencia de Aquel que todo lo llena en todo. En ese proceso descubrí algo que impactaría mi vida por completo: mi identidad no era definida por lo que yo era o podía llegar a ser, sino que mi identidad estaba completamente determinada por JESÚS. En ese proceso de rendición diaria, JESÚS me llevó a un tiempo de profunda paz donde mi fe, el diseño y el propósito en mí habían encontrado la reconciliación. Ese diseño no era, como yo lo había creído antes, un asunto contrario a mi fe, sino era un diseño encaminado a un propósito que, sin conocerlo en ese momento de reconciliación, tenía la certeza de que existía.

Nuevamente descubrí algo mucho más sublime que no podía estar sujeto a la coincidencia. En esos tiempos de reconciliación interna, algunos congresos y gobiernos alrededor del mundo comenzaron a prestar atención a una lucha por la búsqueda de derechos que había costado vidas de adolescentes, jóvenes y adultos. Era una lucha que, iniciada muchas décadas atrás por hombres y mujeres estigmatizados por la sociedad durante siglos, veía a la puerta la oportunidad de una discusión seria y con fuertes posibilidades de que su fin encontrara cabida. Poco a poco, y con burlas de algunos, con desdén de otros, con miedo de muchos, los derechos de esa minoría arribaron a una sociedad que seguía sin entenderles del todo pero que sabía que estaban ahí para un propósito.

Mi juventud veía con poco interés lo que pasaba en aquellas sociedades. Mi juventud se mantenía aún muy ocupada en entenderse a sí misma y entender los planes que JESÚS traía consigo. Sin embargo, al pasar de los años, esas discusiones, esas luchas, esos tiempos llegaron a la puerta de mi país sin darme cuenta del todo. La búsqueda de derechos que traía consigo una inclusión de mi vida a esta sociedad había arribado a la capital del país. Después, poco después, esa búsqueda de derechos tomaría fuerza en aquella potencia mundial donde muchas iglesias cristianas serían confrontadas. Mi expectación era mayor porque si bien la búsqueda derechos era entendida por mí como un aspecto distante del cristianismo, ahí entendí que la reconciliación que había sido dada entre mi fe y mi sexualidad en lo individual, necesitaba también ser llevada a la iglesia, aunque esto doliera demasiado.

Y fue ahí cuando descubrí que alzar la voz con respeto, amor y con fuerte determinación era necesario. Que vidas aun en la iglesia eran y siguen siendo perdidas por la falta de esa reconciliación. Que había y hay jóvenes, y adolescentes y adultos que buscaban y buscan respuestas a un aspecto de un diseño Superior en sus vidas que no había siquiera sido considerado como tal. Porque cuando hablamos de la búsqueda de derechos es necesario siempre tener presente que hay vidas que se pierden de muchas personas con nombre que pueden ser tan cercanas como un ser querido.

nombre mejor, nombre perpetuo, que nunca perecerá

Estándar

2016

*

“Y el extranjero que sigue al Señor no hable diciendo: Me apartará totalmente el Señor de Su pueblo. Ni diga el eunuco: He aquí yo soy árbol seco.

Porque así dijo el Señor: A los eunucos que guarden Mis días de reposo, y escojan lo que Yo quiero, y abracen Mi pacto, Yo les daré lugar en Mi casa y dentro de Mis muros, y nombre mejor que el de hijos e hijas; nombre perpetuo les daré, que nunca perecerá.

Y a los hijos de los extranjeros que sigan al Señor para servirle, y que amen el nombre del Señor para ser Sus siervos; a todos los que guarden el día de reposo para no profanarlo, y abracen mi pacto, Yo los llevaré a mi santo monte, y los recrearé en Mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre Mi altar; porque Mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos.”

Isaías 56.3-7

*

Este 2015 ha sido uno de los años más impactantes en mi vida. Un año donde las pruebas en lo emocional y espiritual han abundado, y en donde todas ellas Dios ha sido siempre FIEL. He podido percibir la mano de Dios, Su presencia de maneras asombrosas y sobretodo he visto Su perfecta voluntad en cada momento. Dios es siempre BUENO, y en Él todas Sus promesas son en Él Sí y en el Amén para Su gloria. (2 Corintios 1:20).

Podría platicar como Dios me salvó de un accidente impresionante a principios de año. Un accidente que yo no llamaría accidente sino un propósito de Dios. Un accidente inentendible en mente humana en muchos aspectos por cómo sucedió, y del cual Dios me guardó. Dios me salvó de muchas maneras ese día, y el accidente (o ese propósito) no fue más que un medio, una forma usada por Dios para revelarme tantas cosas, tantas cosas, al grado en que pude agradecer a Dios por el accidente (el propósito).

También pudiera platicar como a mediados de año mi alma y espíritu fueron retados a dar un paso más de fe, un paso hacia algo desconocido y aun incomprensible por gran parte de su iglesia. Fue un tiempo en el que la palabra de Dios no faltó para alentarme a ser valiente, a ser esforzado, que aun a pesar de los pruebas y tiempos difíciles, Él me guiaría hacia Su voluntad. Y hoy puedo con tremenda confianza confirmar que los tiempos de Dios son buenos, Él es bueno.

Me siento completamente cuidado por Dios, amado por Dios, y mi alma lo sabe muy bien. No por lo que yo he hecho o he dejado de hacer, sino por la obra completa de JESÚS en aquella cruz por mí, y Su interminable misericordia para conmigo día a día. Este año, es un año para celebrar Su gran misericordia. No es cliché, no es vana palabrería, es una verdad que mi alma y mi espíritu pueden testificar.

Este domingo Dios me ayudó a recordar un pasaje en Isaías, cuando Dios, a través del profeta, le dice a los eunucos: no digas que eres árbol seco. Y este pasaje representa mucho en mi vida desde hace algunos años. Amigos muy cercanos sabrán la situación (el propósito de Dios) que en lo personal enfrento y por lo cual ese pasaje tiene un peso importante en mi vida. He compartido en más de una ocasión en este blog respecto a esa situación que es todo un reto para la iglesia en nuestros días y a lo cual creo Dios nos está llamando.

El término “eunuco” ha sido un término por demás obviado y, en cierto punto, ignorado en la iglesia moderna a pesar de que grandes hombres de fe narrados en la Biblia enfrentaban dicha situación que, culturalmente aún en nuestros días, es desfavorable y hasta de burla y prejuicio. Y Dios se refiere a ellos en ese pasaje (Isaías 56.3-7) de una manera que, diría yo, es sublimemente hermosa, la promesa dada ahí es impresionante. Dios diciendo a un grupo por demás estigmatizado: no digas que eres árbol seco, porque te daré un lugar en Mi casa, y un nombre mejor que el de hijos e hijas, un nombre perpetuo, que nunca perecerá. Y en fe este grupo debe responder guardando el día de reposo, escogiendo lo que Dios quiere, y abrazando Su pacto. Dios me recordaba esa promesa: no digas que eres árbol seco, aún a pesar de lo que el mundo y, tristemente la iglesia, pudieran decir respecto a ti.

Y algo también hermoso en ese pasaje es que Dios se refiere no sólo a los eunucos sino también a los extranjeros, hombres y mujeres que históricamente no tenían parte en el pueblo de Dios y que eran menospreciados y vistos como inferiores. Para ellos Dios dice: no digas que Dios te apartará totalmente de Su pueblo, sino que te llevará a Su santo monte, y los recreará en Su casa de oración, y sus sacrificios serán aceptos para Dios.

Muchas personas como yo encontramos en esas promesas invaluable esperanza. Hombres y mujeres despreciados aún por la iglesia por una condición en sus vidas y que son vistos como extranjeros, como aquellos que no tienen parte en el pueblo de Dios. Y Dios nos dice: no digas que te apartaré totalmente de Su pueblo, ni digas que eres árbol seco, sino que te daré un nombre mejor que el de hijos e hijas, un nombre perpetuo, que nunca perecerá.

Recordando siempre que todas las promesas de Dios son en Él Sí, y en Él Amén.

 

 

Lead me to you

Forever, Lord, I will pursue

I will pursue

You’ve won my heart

Jesus, you’re all that I want

All that I want

*

Guíame a Ti,

por siempre, Señor, yo seguiré

yo seguiré

Tú has ganado mi corazón

JESÚS, tú eres todo lo que yo quiero

todo lo que yo quiero

amor in Love

Estándar

Love, like I have never felt

Love, that I confessed to him

I wrote in poems, I thought of it

But now you know I love you

 

amor, que callarlo no puedo

porque viene de Él

amor, que escrito en la eternidad

no perece ni extinguirse puede.

 

My love was carved into trees

In my dreams, out of sight

I loved, but I was afraid

That you would not appreciate it

 

confesé este amor a toda voz

y la luna sonríe bañada de estrellas

entre la inmensidad que le sostiene

como el amor que ahora vive

 

But fear did not stop me

Nothing could silence my heart

And in my heart and head

I suffered alone, but it was joyful

 

alegre cuando sujeto permanezco de Él

de Sus promesas y Su fidelidad

para esta vida de amor

que ahuyenta el miedo y la maldad

 

On that day, I decided to say something

It was as much for my relief

But I hoped, how much I hoped!

That you might give me a chance

 

en la espera los silencios hablan

más fuertes que esta ciudad

donde encontrado fue usted

por Dios que cautivado me mantiene

 

Silence does not silence my heart also

I still wait, and wait happily

To see your smile again, to be lost in your eyes

To feel again what I felt that day

 

día que en la eternindad

escrito ha sido

para capturar al corazón mío

que con su vida fue enamorado

 

If you never talk to me, I’ll love that memory

It remains in vivid detail

I cannot forget what you became for me

Years will pass, still I will remember

 

en estos meses de memorias

pero más de esperanzas

la canción a Él permanece

cantada desde el corazón de una vida apasionada

 

Love focuses on love, not hurt, not sadness

And you made me love, forever

You brought something great to me

Whether you intended to, or not, you brought love

 

y los días le trajeron a usted

en ese agosto, en ese 11

planeado por Dios para gloria suya

llego usted y llegué yo

llegamos ambos a Él.

Andrew me bendice con su amistad de manera que no se puede describir. Justo ayer en la noche cuando hablaba a Dios de este amor que ha escrito más poemas con sonrisas que con letras, a Andrew se le daban estas letras que hablan de ese amor. Agradezco mucho a Dios por la vida Andrew y por su amistad.

2014 – No será ahora avergonzado

Estándar

2014

No será ahora avergonzado

“Por tanto, Jehová, que redimió a Abraham, dice así a la casa de Jacob: No será ahora avergonzado Jacob, ni su rostro se pondrá pálido; porque verá a sus hijos, obra de Mis manos en medio de ellos, que santificarán Mi Nombre; y santificarán al Santo de Jacob, y temerán al Dios de Israel. Y los extraviados de espíritu aprenderán inteligencia, y los murmuradores aprenderán doctrina.” Isaías 29:22-24

La Verdad de Dios sea sobre la vida de Sus hijos. Que ellos nunca se aparten de ella, y en ella edifiquen su vida. Si vinieran tormentas, y persecución, y aún los cercanos se vuelven lejanos, aun cuando el sol se apague y las estrellas caigan, ellos se sujetarán en Su Verdad que permanece para siempre.

No hay mayor certeza para Sus hijos en tiempo de lucha que el saber que Él es por ellos, y que ante Él toda potestad en la tierra y aun en los cielos le obedecen, porque Él es Rey sobre toda la eternidad.

Podrán destruir el cuerpo, pero  jamás el alma ni el espíritu, porque nuestra vida pertenece a JESÚS, a nadie más. Podrán venir ejércitos miles en contra, pero Él es temible y fuerte en batalla. Podrán atentar una y otra vez con engaños y guerras, con mentiras y flechas, pero Su Verdad permanece para siempre.

No seré ahora avergonzado, es la promesa que Dios ha dado. Porque la noche no puede detener el amanecer, porque las tinieblas no pueden permanecer ante la Luz, Su luz admirable.

Come to me

el administrador de planetas

Estándar

Su labor le había sido asignada desde mucho antes de haber nacido, de hecho, desde antes que todo este universo hubiera sido creado. Era una labor sumamente complicada que ocupaba la mayor parte de su existencia, sin embargo, él la disfrutaba en gran manera porque veía en ella un deleite sin igual, un gozo que enarbolaba su alma en cada instante, una diversión que le sorprendía en todo momento y un aprendizaje que nunca terminaba. No había otro al que se le hubiera asignado una labor tan compleja desde nunca. Esa labor había sido creada para él, no él para esa labor.

Su Padre, un hombre extremadamente perfecto no sólo en Su Ser, sino en todo lo que hacía, veía en su pequeño hijo un talento excelso que Él disfrutaba; pero más allá de ese talento, veía en su pequeño hijo una pasión por Él y un anhelo exorbitante por agradarle no sólo a través de lo que su labor le permitía hacer, sino con su existencia misma. Su Padre es, mientras que su pequeño hijo existe. Dueño de este y todos los universos, creador de los mismos, este Padre se complacía mucho más en el trabajo de Su hijo que en los universos que destilaban belleza por doquier.

En uno de aquellos momentos en el que este pequeño administrador de planetas se ocupaba de orbitar un planeta bebé que había nacido de un proceso maravilloso entre una colisión de dos estrellas gigantes, un hombre joven se acercó a él viendo su diligencia para con ese bebé recién nacido.

– Veo que orbitar un planeta no es tarea fácil. ¿Ya has encontrado lugar para él en esta galaxia?

Sin distraerse ni un poco, el administrador de planetas que empujaba con sus diminutos brazos (comparados con el tamaño del planeta) a su nuevo bebé contestó:

– Tarea fácil no es, pero divertida sí que lo es. ¿Quién dijo que lo divertido es fácil? ¿O qué lo fácil era divertido? Enseñar a orbitar a un planeta nos llevará muchas lecciones. Y sobre su lugar en esta galaxia… creo que lo dejaré en cuidados de la Estrella Azul, la mayor de las estrellas en esta galaxia, ella es muy cuidadosa de los bebés.

– ¿Les llevará muchas lecciones? Así que hay más de uno trabajando junto contigo.

– Bueno, mi Padre lo hace todo, yo sólo me encargo de cuidar a estos planetas. – Y con una sonrisa en su rostro que siempre le caracterizaba, preguntó: – ¿Has visto como se divierten los planetas de la galaxia próxima?

– Por supuesto. Sus risas se escuchan en todas las galaxias vecinas. Muchos nos hemos preguntado qué les mantiene tan divertidos.

– Sin duda es mi Padre, Él se encarga de hacerles reír con su ingenio.

El administrador de planetas que había empujado su planeta ya por un largo trayecto en el inmenso espacio oscuro detuvo su actividad.

– He sido un poco atento hacia con usted. Mi nombre es Jack. – Extendiendo su mano hacia el visitante, el administrador de planetas se presentó.

El visitante observó con asombro el rostro, y sobretodo los ojos, del tan joven administrador de planetas.

– ¿Jack? ¿Tu nombre es Jack? – El asombro seguía en su rostro.

– Así es. ¿Cuál es el nombre de usted? – Preguntó Jack sin percibir el asombro en su nuevo compañero.

– Mi nombre… ah sí… mi nombre… soy Omr, vengo del universo Pasix.

– ¡Oh! ¿Ha venido del universo Pasix? He estado ahí antes, es un lugar profundamente azul. Nunca descubrí al administrador de planetas en Pasix.

Asombrado aún Omr, respondió sin quitar su mirada de los ojos de Jack.

– No hay administrador de planetas en ningún universo, mas que en éste.

– ¡Oh!, entiendo. Mi Padre me comentó sobre ello, ahora lo recuerdo. – Respondió Jack, y de inmediato volvió a su actividad de empujar su pequeño planeta.

– Jack… ¿te agradaría escuchar una historia? Es una historia escrita hace muchos universos, de hecho, el universo Pasix no existían cuando esta historia fue escrita.

Jack, con una curiosidad en su rostro, detuvo su actividad nuevamente y respondió emocionado:

– ¿Una historia? Claro, me encantan las historias. Conozco muchas, y me gusta aprender nuevas.

– Es una historia diferente a las que quizá conoces, porque es una canción.

– Bien, me agradan las canciones, seguro es como las canciones de este universo. – Con su enorme sonrisa y sus ojos atentos contestaba Jack.

– Sí, es como las canciones de este universo, pero seguro algunas personas conoce esta canción aquí.

– ¿En este universo? Si es una historia que se ha contado en este universo, seguramente le he escuchado. – Y la curiosidad en sus ojos disminuía.

– Es una historia que muy pocos conocen, y es probable que sea nueva para ti. – Omr, al ver que el interés de Jack disminuía, empezó a cantar la historia: – La historia comienza así:

“Cruzaba galaxias como un rayo láser el astronauta Jack

Danzando con cometas y astros, mil planetas descubrió

Buscando una nueva atmósfera para la humanidad

Que con gran negligencia la suya destruyó”

Jack interrumpió:

– ¿Jack? ¿La historia habla de un… astro… nauta… que se llama Jack?

– Sí, sí. Igual que tú, Jack. Es por eso que le recordé. Y un astronauta, sé que la palabra es nueva para ti, pero es un hombre que vive en un planeta y su trabajo es salir de su planeta para conocer el universo.

– Vaya, ¡qué actividad tan más extraña!  En este universo las personas no viven en los planetas sino con mi Padre.

– Sí, sí, – respondía Omr – también en mi universo las personas no viven en los planetas, sino en la eternidad, y así sucede en todos los universos. Pero esta historia fue escrita hace muchos universos atrás cuando las personas vivían en un planeta.

– ¿En un planeta? ¿Sólo uno? ¿Entonces eran pocas personas para poder vivir sólo en un planeta?

– En realidad eran muchas personas pero… – Omr detuvo la explicación, porque de ella podrían surgir muchas más dudas en Jack. – Te cantaré la siguiente parte de la historia…

 

“Tantos que ya habían zarpado antes y ninguno regresó

Pero Jack tenía una pasión

Cumpliría su cometido sin importar lo que hubiera que dejar

Para Jack no había obstáculo”

Cada frase que cantaba Omr, ocasionaba en Jack muchas dudas, pero Jack no interrumpió, escuchaba con atención a Omr.

“En una de sus aventuras a una princesa rescató

Bella como sólo ella sin querer de Jack se enamoró

“Ven conmigo y únete a mi causa” – decía Jack a su amor

Pero ella aún dudaba, y repetía – “Espérame”

 

Mas para Jack no había, no había tiempo que perder

Primero estaba su misión

Pero a punto de partir su corazón le reclamó

A su princesa regresó”

La canción comenzó a gustarle a Jack, más que por la historia que contaba, por la forma en que Omr le cantaba. De manera muy rápida, Jack le guardaba en su mente.

“Incontables soles en el firmamento había visto Jack

Pero ninguno tan brillante como su princesa estelar

El Universo era testigo de que Jack era fiel a su misión

¿Podría ser hoy su oportunidad para aprender a amar?

 

“En busca de su bella estrella todo el planeta recorrió

Cada vez más la amaba y nunca imaginó lo que encontró

Su princesa ya no era la misma y lo menospreció en su corazón

Ya se había enamorado de una estrella fugaz

 

“¿Cómo fue posible que tan pronto su princesa le olvidó?

Para Jack no había explicación

¿Tan malo fue aquel deseo de aferrarse a su misión?

Aún así el amor prevaleció

“Ninguna luna sabe si algún día Jack la volverá a encontrar

Pero si sabe que hoy ella es feliz sin él, tendrá que soportar

Pues si su amor es verdadero le dará su completa libertad

¿Podrá llegar otra oportunidad para aprender a amar?

Tranquilo Jack, habrá oportunidad para volver a amar”

“Pues sólo Dios sabe lo que depara al corazón de Jack

Miles de aventuras, tanto espacio y emoción por explorar

Quizá un quasar, un hoyo negro, un alien, o nebulosas de color

Cuatro, tres, dos, uno, cero, el viaje reinició”

 

Al terminar de cantar, Omr fijó sus ojos en Jack pues veía en él un asombro poco peculiar. Omr pensó por un momento que Jack recordaría la canción, sin embargo Jack comentó:

–          Es una historia… – se quedó callado por un momento- habla de amor.

– Así es, Jack, es una canción para ti. – Contestó emocionado Omr.

– Gracias, Omr, mi Padre se sentirá emocionado al escucharla. – Con una sonrisa enorme Jack agradecía. – Pero ahora necesito llevar este pequeño planeta con la Estrella Azul.

Y mientras se alejaba Jack, Omr no perdió de vista a él  y a su pequeño planeta hasta que la inmensidad del espacio les desdibujó. Se dijo para sí:

– Sí que es tu historia.

Notas:

La canción “Jack el astronauta” fue escrita por Omar Viazcán mucho antes de escribir esta historia. Ha sido tomada como referencia para escribirle.

la belleza en tu corazón

Estándar

he escrito poemas más que siempre

he pensando en ti más que mil días

he sonreído al recordarte más que en mil recuerdos

he contemplado ese día más que mil años

 

me enamoró tu belleza

esa de la que el corazón se viste

belleza que alegra los días

y el corazón del Padre.

 

tu belleza viene del Espíritu

que apasionado permites

para que rendido confieses

quien te viste de bondad.

 

eres de días y más de siglos

eres de años y más de eternidad

tu belleza trasciende

sobre los días y siglos

tu corazón cautivo vive

en años y eternidad.

 

tu belleza es verdadera

porque no se detiene

con el paso de los años

en perfección se convierte.

 

he escrito poemas

miles quizá

más tú has escrito sueños

eternos en verdad.

 

he pensado en vida

a tu lado compartida

más tú has convertido dicha

en cada despertar.

 

he sonreído al recuerdo tuyo

de palabras y confesiones

en aquella tarde nuestra,

más tú en paciente espera

eres preparado en belleza

de un corazón que se viste

de Su Nombre y Santidad.

dos meses que vuelven cada día

Estándar

cantas a través de esa canción

que confesaste te encantaba

porque declara Quien reina

y que Él por siempre es.

 

escucho en esa canción

tu voz que confesó verdades

nacidas del apasionado corazón

por Su Nombre y Su salvación

por Su vida que te conquistó

y te sigue conquistando.

 

la canción que cantas

con la voz que no es tuya

vuelve cada día

cada día vuelve

entre soles y lluvias

entre estrellas y lunas

entre nubes que dibujas

en la distancia que nos separa.

 

dos es la distancia que se mide en meses

esa es la distancia hecha de nubes

hecha de estrellas y de lunas

y de soles y lluvias.

pero vuelves

vuelves cada día

cada día vuelves.

 

hoy somos dos y también es once

porque en este día estás tú

y yo también estoy

porque llegas en pensamientos

y en sueños y en esperas,

porque nuestro Padre ha confesado

que he de esperarte

hasta que tu alma

preparada esté

para Sus propósitos

en tu vida y en la mía

ambas unidas.

 

si puedo que estos dos meses

vuelvan a ti como vienen a mí

cada día, cada día

te declararía los sueños que has despertado

te confesaría las verdades que se me han revelado

te regalaría entre abrazos muchos días

llenos de ti y también de mí, llenos de los dos

pero más de Él.

 

no temas si es que temor hay en ti

porque Él te está preparando

y a mí también,

para propósitos mayores

a vidas terrenales

para sueños incontables

de salvación inimaginable.

quien te conoce

Estándar

tan solo unas horas de tu vida

y siento que te conozco desde siempre.

conozco tan poco de ti

pero te conozco completamente.

 

tu mirada habló más que tu voz

tu voz me enamoró más que mil días

mil días no podrán detener el propósito

el propósito por el cual vives.

 

si eres tú y yo soy el que te enamora

que sea Dios quien lo confirme,

porque pertenece a Él

la gloria de nuestra vida

nunca nuestra siempre Suya.

el acento en tu nombre

Estándar

cuando tu nombre se escribe

se escribe con acento,

tú lo escribes y yo lo leo,

tú lo pronuncias y yo me enamoro

porque en tu voz está el acento

ese que escribes con tu vida.

 

tu nombre lleva el acento

de un propósito eterno

llevado desde tu alma

y desde el espíritu entendido

de verdades siempre ciertas

de riquezas siempre eternas

que no caducan

porque no se corrompen.

 

tú escribes tu nombre

yo descubro su acento,

tú vives tu nombre

a diario y desde siempre,

yo anhelo vivir contigo

para descubrir en ti

al que te ha dado vida

al que te ha dado todo

al que te ha acentuado

con pasión y entrega

por Su Nombre

por Su Salvación

que compartes.

 

tu nombre lleva acento

y tú lo escribes,

tu vida tiene Su Espíritu

y tú no lo resistes.

eres de letras

que escriben verdades

eres de vida

que trasciende realidades.

 

solo ha sido un día

y en Él descubrí tu nombre

escrito con letras

que no te detienen

porque tu nombre

con acento ha de escribirse

no de letras

pero sí del Espíritu.