Archivo de la etiqueta: pasión

ninguna cosa procuró sino…

Estándar

“Cuando le llegó a Ester, hija de Abihail tío de Mardoqueo, quien la había tomado por hija, el tiempo de venir al rey, ninguna cosa procuró sino lo que dijo Hegal eunuco del rey, guarda de las mujeres; y ganaba Ester el favor de todos los que la veían.” Ester 2.15

Hace un par de semanas atrás vi una película sobre el libro de Ester. A pesar de las limitaciones en producción y demás detalles que no la hacían una gran película para el mundo, había en ella la oportunidad para compartir la verdad de Dios, y mi vida fue tocada con un aspecto importante: aún en los tiempos de deportación del pueblo de Israel, Dios tuvo cuidado de su pueblo, dándoles gracia delante de los reyes.

Mientras veía esa película pude comprender como en esos tiempos de angustia para el pueblo de Dios, alejados de su amada Jerusalén y de Israel, donde había cosas y personas que se levantaban en contra ellos, la mano de Dios jamás se apartó de ellos. Dios obrando a través de cada decisión en los reyes para cumplir Su Palabra. Aun a pesar de que la deportación y el exilio fueron consecuencia del pecado del pueblo de Israel, Dios había hecho una promesa, y la cumpliría completamente: Él sería su Dios, y ellos serían Su pueblo.

Cuando leemos el libro de Ester pareciera un cuento de princesas: una mujer que es preparada para ganar el favor del rey y convertirse en su esposa y reina. Sin embargo, hay mucho más que eso. En el libro de Ester vemos como una mujer dedicó años de preparación para ganar el corazón del rey. No era un asunto de popularidad o egolatría, sino un asunto para conquistar el corazón del rey que se había agradado de ella. Ester procuró con diligencia aquellas cosas que le eran instruidas con tal de ganar el corazón del rey.

Durante ese tiempo, y lo podemos confirmar en otros libros como el de Daniel, Dios da una gracia especial a Sus hijos para que sea reconocido que Dios es su Dios, una gracia tan especial que hacen que la gente voltee y digan: hay algo diferente en ellos.

La parte más emocionante e inspiradora de leer estos libros es saber y creer que el Dios de Ester, el Dios de Daniel, el Dios de la Biblia, es nuestro Dios. Así como a ellos se mantuvo fiel mientras atravesaban tiempos de terrible oscuridad, también nosotros, Sus hijos, podemos confiar que Dios será fiel hasta el final.

Si tan sólo procuráramos agradar el corazón de Dios, nuestra vida cobraría un significado más real, más sublime. Vivir para enamorar más y más a nuestro Gran Rey.

Que nuestra pasión por Dios jamás se extinga.

Anuncios

vivir la verdad

Estándar

“Si vosotros permanecieres en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” Juan 8:31,32

 

Un gran peligro que todo creyente enfrenta es que el cristianismo lo viva como una religión y no como una relación con Dios basada en Su Palabra. Es muy cierto que la estructura actual de las iglesias cristianas alrededor del mundo ha sido establecida y continuada por muchos años, es decir, las reuniones o servicios que se tienen cuentan ya con una estructura muy conocida: tiempo de alabanza, tiempo de predicación, un tiempo para ofrendas y diezmos, para avisos y oraciones, escuela dominical. Y también pueden existir más actividades como reuniones de oración, tiempos de estudio de la Palabra, reuniones para grupos muy específicos como jóvenes, damas, varones, etc.

También, además de la estructura, se pueden tener ciertos lineamientos como vestimenta, tipo de alabanzas, énfasis en cierta doctrina, entre otras cosas que permiten que surjan diversas denominaciones cristianas.

El gran riesgo no está ni en la estructura ni en los lineamientos que están basados en la Palabra de Dios fielmente y sin distorsiones, sino que el peligro que se enfrenta cuando nuestra estructura y nuestros lineamientos pesan más que la misma Palabra de Dios, más que la misma voluntad de Dios. Cuando un creyente o una iglesia entera está más ocupada en llenar una liturgia dominical o en cumplir con una serie de normas que dan cierta identidad a esa iglesia o denominación en específico, que en un profundo anhelo de conocer a Dios más, y de glorificarle a través de su fe y su vida. Porque entonces, cuando nuestra fe está basada en esfuerzos de hombres y estructuras humanas, terminaremos por hacer otra religión más.

En estos días tan complicados y tan llenos de necesidad por doquier, Dios nos está llamando a vivir en la verdad, y vivir la verdad. Es vivir teniendo la certeza de que servimos a nuestro Dios que es todopoderoso, que Él tiene el poder para hacer milagros, que Él tiene el poder de transformar vidas a través de la fe. Es vivir teniendo la certeza de que nuestra vida le pertenece a Él y que esta vida tiene la certeza de estar con Dios por la eternidad cuando este mundo pase. Es vivir en obediencia a los mandamientos de Dios porque en ellos encontramos un deleite que este mundo no ofrece. Es vivir cada día buscando de Dios, de conocer Su voluntad para cada día.

Esos son los creyentes que verdaderamente han impactado, impactan e impactarán el mundo que les rodea, no los religiosos que venden cosas del mundo para atraer clientelas, activitas o aficionados a una religión y no corazones humillados rendidos a JESÚS.

Nuestro vivir a diario, el vivir la verdad a diario, es el mayor testimonio que anuncia a Quien servimos y a quien pertenecemos.

Si lo que hoy crees te ha llenado de cargas, reglas de hombres, de prejuicios, de juicios hacia otros, muy posiblemente es tiempo para pedirle a Dios dirección para que Él te lleve a Su Verdad a través de Su Palabra, para que Él ponga en ti una pasión por Su Nombre, una rendición total a Él.

cuando hablar de Jesús se vuelve una pasión en tu vida

Estándar

“Porque en Él vivimos, y nos movemos, y somos;” Hechos 17:28

Un título largo para un breve texto, sin embargo es corto cuando tratamos de expresar cuán grandioso es compartir a otros de lo que Jesús ha hecho en nuestras vidas y, sobretodo, quien es Jesús.

Recientemente una amiga y yo salimos a comer y entre la plática ella mencionó: me encanta cuando platicamos porque siempre nuestras pláticas terminan centradas en Dios. Y esto me recordó algo que Dios sembró en mi corazón: buscar siempre a alguien con quien compartir lo maravilloso que es Él.

Cuando nuestra vida queda rendida a los pies de Jesús, nuestro anhelo en nuestro corazón es vivir por Él, y una evidencia es que deseamos compartir a otros quien es Él. Un ejemplo que siempre relacionamos es cuando uno está enamorado, en ese estado uno siempre desea estar hablando con esa persona, desea estar pasando tiempo con esa persona, uno desea agradar en todo a esa persona, y estar compartiendo a otros cuán hermosa y maravillosa es esa persona en nuestras vidas. Algo similar pero más sublime sucede cuando conocemos a Jesús y Él se nos revela a nuestras vidas.

La primera motivación para compartir a otros de Jesús queda centra en Él, es decir, Él es nuestra motivación principal, y una segunda motivación es que por amor a las demás personas nosotros deseamos que ellos conozcan de Él. Si nuestra motivación al compartir a otros de Jesús es por obligación o por un interés malsano en nosotros mismos, seguramente esas palabras no están centradas en el amor y no producirán fruto que glorifique a Dios, pero si nuestra mirada siempre está enfocada en Él, de nuestro interior saldrán ríos de agua viva para salvación de muchos.

Recuerdo mucho el testimonio de un joven al cual Dios está usando mucho entre la juventud en Estados Unidos, y entre su testimonio él mencionó: si tú no te apasionas por Jesús, terminarás apasionado por cualquier cosa. Hoy mi oración es que tú puedas apasionarte por Jesús y amarle con todo tu ser, con toda tu mente, con toda tu alma y con toda tu vida. Y sin duda, tu vida nunca dejará de hablar de Jesús en todo momento.

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.” Romanos 1:16,17

 

Jeff’s Testimony “The essence of grace” (Spanish subtitles)

http://www.youtube.com/watch?v=zIuh5W9UDpA&feature=related

Dios mira el corazón

Estándar

“porque Dios no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Dios mira el corazón” 1 Samuel 16.7

Después de la clase dominical con los chicos de 11 y 12 años, Dios trajo a mi mente el tema que compartíamos con ellos: “No se requiere status”. A través de una plática con Dios, pude entender que muchos jóvenes vivimos en la búsqueda de ser aceptados y reconocidos por la sociedad a través de nuestro status social, económico o intelectual. Dónde vivimos, la ropa que usamos, dónde estudio, los amigos que tengo, la música que escucho, quiénes son mis padres, los accesorios que uso, el automóvil que puedo tener, los lugares que frecuento… y podemos listar una cantidad tremenda de cosas que los demás demandan de nosotros para ser “bien vistos” y “aceptados”.

Pero ¿eso realmente es importante a los ojos de Dios? ¿Acaso Dios nos ama en medida de las cosas que podemos lograr o hacer, o por los dones o habilidades que puedo tener? ¿A caso los hombres más famosos, más ricos, los más inteligentes, aquellos que tienen dones que la mayoría no tiene son más valorados por Dios? Y la respuesta está en su Palabra. Indudablemente Dios no es como los hombres, pues mientras los hombres miran la apariencia externa, Dios mira nuestro corazón.

¿Qué ve Dios hoy en tu corazón? ¿Pasión por Él? ¿Un deseo ardiente por hacer Su voluntad? ¿Hay en ti amor, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad, domino propio? Ó ¿en tu corazón Él ve orgullo, rivalidades, vanidades?

Cualquiera que sea lo que hay en nuestro corazón, Dios está ahí para limpiarnos de todo deseo incorrecto a quien se lo pide con un corazón arrepentido y Él está ahí para guiarnos con su Espíritu a la verdad en Jesús.

nos estamos acabando al mundo.

Estándar

nos estamos acabando al mundo. entre farándula y de esas cosas insulsas, entre reformas legislativas mediocres aplazadas por los intereses político-social-económicos de muy pocos, entre guerras que no se comentan, entre vidas que se pierden, entre sueños que se roban. nos estamos acabando al mundo entre inocencias sustraídas de “adultos” de baja estatura, entre sangre derramada que clama justicia a lo alto, entre la crueldad de los ambiciosos. nos estamos acabando al mundo entre bosques grises, entre cielos negros, entre mares rojos, entre animales extintos. nos estamos acabando el mundo entre una indiferencia que nos consume el ánimo, entre una comodidad que nos impide despegarnos de nuestro asiento, entre una maldad ególatra y egoísta que gira alrededor de uno mismo, este dios tan imperfecto, sin espíritu. nos estamos acabando el mundo entre tantas religiones que sólo son eso: un intento de acercamiento a un dios que dice poco y aprueba mucho. nos estamos acabando al mundo entre hambre y sed, entre sangre y cuerpos, entre la maldad y el pecado llamado libertad, entre espíritus perdidos por la eternidad y otros que aun vivos mueren. nos estamos acabando al mundo entre radicalismos plagados de legalidad y no de misericordia. sí, nos lo estamos acabando.

basta ya de sacrificios. basta ya de plegarias huecas. basta ya de ser el hombre el centro de esta tierra. basta ya, por favor. basta ya.

¿y nos preguntamos si Dios existe?  Dios es. aun a pesar de que yo no crea en Él. Dios es. aun si esta humanidad no cree que existe. Dios es. y ésta es una verdad que no se sujeta a la humanidad, no es una verdad que se legisle para que sea real, no es una nota en una revista de espectáculos para que gane adeptos, no es algo sujeto al tiempo para desgastarse. Dios es. más eterno, más real, más vivo.

si decís que soy religioso o conservador por creer en Dios como mi suficiente Señor. si decís que soy un iletrado por creer en Jesús y su sacrificio eterno para salvación nuestra. si decís que Dios no funciona porque el mundo nos lo estamos acabando y parece que Él no responde.
si decís que Dios es una invención humana para manipulación de muchos. si decís que Dios ya pasó de moda. Dios es. Soberano, Eterno, Justo, Misericordioso, Santo, Fiel. Quien no puede negarse a sí mismo. Jesús es. Camino. Jesús es. Verdad. Jesús es. Vida. Jesús es Dios. Dios es Jesús. Jesús es. Suficiente. su sangre, su cuerpo, cada gota, cada herida, su muerte, su vida. por amor.

¿y me preguntáis si Dios nos ama? ¿quién da a su hijo a muerte para salvación de quien le ha ofendido? por justicia. por amor. a mí. a ti. no se trata de mí, se trata de Él. no es mi vida, es su vida, no es mi tiempo, es su tiempo, no son mis sueños, son sus sueños. siempre más altos, siempre más profundos, siempre más eternos. no se trata de ti, se trata de Él. el universo inmenso gira alrededor de Él.

nos estamos acabando el mundo. sí. pero Dios quiere accederte a la eternidad en Jesús. ¿creerás? ¿le seguirás? ¿rendirás todo a Él? Dios es. siempre.

“y que la pasión por Ti no se extinga en nosotros”